Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Me he sentido presionada, me arrepienta o no me arrepienta, me voy a ir"

A Zaira le habían llegado muchos rumores sobre Oliver en los que el alicantino no quedaba muy bien parado. Zaira había perdido la confianza en él y decidió irse del programa. El tronista no quería que las cosas se quedaran así y pidió tener una cita con Zaira para aclarar lo sucedido. Tras la cita, Zaira se sintió presionada por Oliver y abandonó.
Cuando Zaira reprochó a Oliver la actitud que éste adoptaba en los bolos, el tronista se sintió un poco atacado. Además, Zaira también aseguró que al campeón de Taekwondo no le gustaba ninguna de sus pretendientas. Muy dolida con todos los rumores que le llegaron de su tronista, Zaira decidió abandonar su silla de pretendienta. A Oliver no le sentaron muy bien estas acusaciones y su reacción no fue la más apropiada. 
El tronista se dio cuenta de que entre él y Zaira habían quedado muchas cosas por aclarar. Cuando Oliver de se enteró de que Zaira no se había ido del programa decidió ir a buscarla y le pidió una cita para intentar solucionar todo lo que había pasado entre ellos. Zaira aceptó tener una cita más con él.
Este encuentro se planteaba como un punto de inflexión para esta pareja. Oliver quería que con esta cita quedara todo claro: "Para bien o para mal, no quiero que quede nada en el aire", comentó. Zaira quería que Oliver le demostrara que quería que ella permaneciera sentada en su silla de pretendienta.
El pretendiente quería dejar todos los cabos bien atados, así que no se anduvo con rodeos. Le comentó que no entendía por qué quería abandonar el programa sólo porque le hubieran pasado hielos por el pecho. Zaira confesó que eso era lo menos importante para ella: "Lo que me molestó es que me dijeran que no te gustaba ninguna de tus pretendientas". "Te da igual todo", le reprochó.
Oliver volvió a explicar que si las pretendientas seguían sentadas en su bando era porque le gustaban. Una vez aclarado todo el embrollo que se había formado en plató llegó el momento de que la pareja decidiera su futuro. Aunque Oliver había comentado que por el momento quería que Zaira siguiera fuera del programa, tiró la pelota fuera de su campo y le pidió que fuera ella la que se decidiera.
Zaira no lo tenía del todo claro y cuando Oliver le pidió que fuera ella la que decidir su destino, se sintió presionada. Zaira se despidió de Oliver sin saber que hacer. Una vez que terminó la cita, la pretendienta lo tuvo todo más claro: "Me he sentido presionada, me arrepienta o no me arrepienta, me voy a ir", comentó. Con las ideas más claras, Zaira decidió volver hacia donde estaba Oliver para comentarle que ya había tomado una decisión. El pretendiente se tomó con gran resignación la decisión de la azafata de vuelos: "Igual no estamos hechos el uno para el otro", comentó.