Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La situación desborda a Emilio y tiene que ser atendido por los médicos

Tras la , con la expulsión de Ismael y Álvaro como consecuencia, Emilio no ha podido ocultar su malestar. Se culpa de no haber defendido a su tronista: "Me considero un mierda". Maite, por su parte, ha quitado hierro al asunto, y le ha animado a seguir conquistándole: "No eres un mierda. Simplemente te dejaste llevar por la situación". dura situación vivida en el último programa
La segunda cita entre Maite y Emilio no ha alegrado tanto al pretendiente como lo hizo la primera. Emilio ha encarado este nuevo encuentro con su tronista con la intención de aclarar algunas dudas que tiene acerca de lo que ella siente por él. La tronista le ha dicho que le gusta bastante cómo es y cómo se ha portado con ella en los últimos programas. Además asegura que está muy agusto con él y que quiere seguir conociéndole.
Emilio ha reconocido que, durante las últimas semanas, ha estado bastante ausente, pero que lo ha hecho con intención para no dar importancia a lo que hagan los demás pretendientes: "Lo que yo quiero es pretenderte. Me da igual lo que digan los demás".
Emilio no ha podido ocultar sus dudas, y le ha preguntado a su tronista qué piensa de él. Maite le ha confesado que era el que más le gustaba al principio, pero que se ha estancado."Tiene que ponerse las pilas porque hay gente que se está currando más las citas", ha declarado la tronista una vez finalizado el encuentro. Además, ha aconsejado a Emilio que interactúe más con ella, y él se lo ha agradecido.
Emilio ha tomado buena nota de los consejos de su tronista, y, una vez terminada la cita, se ha aplicado. Ya en el plató, el tronista ha regalado a Maite un kit de belleza junto con una nota muy personal: "Me he dado cuenta de que te puedo perder y voy a hacer lo que esté en mi mano para que salgamos del programa juntos". El pretendiente parecía haberse quedado más tranquilo, sobre todo después de que Maite le dijera que no se preocupara: "No te voy a echar". Sin embargo, en un descanso ha sufrido una fuerte subida de tensión y ha tenido que abandonar el plató para ser atendido por un médico.
Después del susto, Maite ha podido comprobar ella misma, en la sala médica de Telecinco, cómo se encontraba Emilio. "He sufrido una fuerte subida de tensión. He pasado miedo, pero me han dado una pastilla y ya estoy mejor", ha podido declarar el pretendiente.Maite se ha querido asegurar de que su pretendiente se encontraba bien del todo. Así, han vuelto juntos al plató.
 
Ismael ha asumido sus errores fuera del plató
Fuera del plató, Ismael ha reconocido que su falta de respeto hacia Maite fue muy grave, pero no ha querido dejar escapar la oportunidad de acusar a los pretendientes de Silvia: "Nos han dado una puñalada, pero ellos también hablaron de Silvia, pero no digo el qué porque, si lo dijera, se tendrían que ir del programa". Además, no ha dudado en asumir que se lió con varias chicas mientras estaba conociendo a Maite, y que su tronista no le gustaba: "No me atrae. Con el tiempo quizá". También ha tenido palabras para los pretendientes de su tronista: "Me parece bien que haya expulsado a Álvaro, pero no es justo que Emilio siga ahí".
Álvaro: "Nos ha faltado tele"
Álvaro ha tenido claro lo que les ha pasado: "Hemos pecado de primos. Nos ha faltado tele, y aquí hay gente que tiene más que nosotros". También ha reconocido que estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado, y ha pedido disculpas a la tronista. "Me voy triste porque creía que podíamos haber acabado los dos juntos". También ha querido señalar que en el plató aún siguen personas que no han sinceras del todo. Al final, la verdad sale", ha dicho el expulsado. Con respecto a la permanencia de Emilio en el programa, Álvaro no ha querido hacer ningún juicio porque, según ha expresado, no es quién para juzgar a nadie.