Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Con sólo un par de razones

Oliver ha afrontado la segunda cita con Amal con la esperanza de que la pretendienta cambie su actitud con él. Tras una desastrosa primera cita, el tronista se ha mostrado dispuesto a expulsarle si no le transmite nada después del encuentro. Amal, por su parte, ha confesado saber que se juega todo en esta segunda cita, así que se ha mostrado dispuesta a soltarse. Y nada más verla, el alicantino, para variar, ha mirado sus pechos: "Menudo par de razones", ha dicho Oliver.
La pretendienta, sin embargo, no ha podido experimentar un cambio radical, aún siendo dentro de un jacuzzi, y se ha seguido mostrando igual de insegura y desconfiada con su tronista. Para justificarse, Amal ha alegado que se pone muy nerviosa con las cámaras, pero que Oliver es el que más le asusta. El tronista, por su parte, le ha invitado a tranquilizarse: "No hay razón para asustarse. Soy muy sencillo". Además, el alicantino ha intentado romper el hielo ofreciendo a la pretendienta su dedo untado en sirope para "juguetear". Pero los esfuerzos del tronista han sido infructuosos. Así, Oliver ha decidido, por segunda vez, abandonar la cita y recomendar a su pretendienta que se replantee su actitud.
Amal se ha mostrado incapaz de entender por qué se transforma cuando está con él. Ha asegurado que ella no es así, que habla mucho y que es muy extrovertida, pero que con él se corta. Sin embargo, no sólo se ha culpado a sí misma. También ha acusado al tronista de haber tirado la toalla con ella. "No me da confianza y así es difícil que me suelte", ha dicho la pretendienta después de la cita. Oliver, por su parte, ha reconocido que Amal lo tiene difícil: "Es el punto final".
Lorena sigue dando guerra
Ya en plató, Oliver ha pedido a Amal, en un último intento por comprender a su pretendienta, que le de razones de por qué es así con él. Ella se ha justificado aludiendo a una expulsada: . Según Amal, la ex pretendienta ha sembrado dudas entre todas acerca de la veracidad del lío que la expulsada dijo que Oliver tenía con su ex novia. La pretendienta ha acusado a Lorena de presionarle para avalar su versión, y ha transmitido que Lorena va diciendo que el programa vetó un vídeo en el que sí se veía cómo el tronista se liaba con su ex novia. Emma, por su parte, ha desmentido tal acusación, y ha aplazado la resolución del conflicto para el próximo programa. Lorena