Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Todo termina con un beso

Una de las citas que más ha hecho vibrar de emoción a todo aquel seguidor del programa era protagonizada por Blanca y Raúl, cuando éste le sorprendía con una romántica velada a la luz de las velas y acompañados sólo por un piano y una botella de champán. Pero, el hilo mágico creado en ese encuentro se desvanecía días más tarde cuando el madrileño se daba por vencido en su conquista por la extremeña.
Raúl, con toda su bondad, confeseba a Blanca no querer seguir en el programa como pretendiente, pues estaba seguro de que no era el hombre que ella buscaba, pero que le ofrecía una gran amistad para apoyarle en todo momento. La tronista no podía ni quería creerse las palabras de Raúl, y por ello antes de su marcha, quería tener una última cita con él.
Última emotiva cita
Este encuentro de despedida comenzaba con las sinceras palabras de los dos, pues Raúl pedía a su tronista que no lo pasara mal por su culpa, pero ella le contestaba que: "Pero, tú entiéndeme. Yo no quiero que te vayas, de verdad, es que sino no estaría como estoy y es que no he dejado de pensar en ti. Que te vas, me da igual, yo voy a seguir pensando desde dentro en ti".
"No quiero tenerte como amigo sólo" , era la declaración de la extremeña, cuando su pretendiente le aclaraba que su marcha se debía, ante todo, para ayudarla y defenderla en los malos momentos, algo que no podía hacer desde su puesto de pretendiente. Sin embargo, Blanca reconocía los fallos que ha podido cometer y que han podido dar lugar a esta importante decisión: "Te veía tan seguro que estabas ahí que no luché ni te presté tanta atención y ese ha sido mi gran fallo, yo lo sé". Algo de lo que la tronista afirmaba no arrepentirse, debido a lo impulsiva que es.
Mientras, Raúl seguía manteniendo su opinión: "Yo sé que mi forma de sentir y de verlo no va a cambiar en un rato, ni en un día ni en una semana. Pero, yo creo que es algo por lo que tenemos que pasar. Yo creo que se trata de que conozcas a otros chicos, a ver si me echas de menos, si yo te echo de menos".
Un beso muy especial
En ese momento, la tronista no podría esconder más su tristeza, echándose a llorar para ser abrazada y más tarde besada por su pretendiente, quien con mucha serenidad le limpiaba las lágrimas, mientras le decía: "No puede ser". De esta forma, Blanca veía con dolor como Raúl le abandonaba.
Por separado, el madrileño confesaba que: "Tengo un montón de sentimientos y pensamientos de que me estoy equivocando, pero lo voy a hacer. Este beso ha sido mucho más emotivo y más fuerte para mi". Por su parte, Blanca se sinceraba al afirmar que: "Creo que nos va a venir bien a los dos que él se tome este tiempo o lo que quiera porque a mi me va a venir bien. Si yo me diera cuenta que todo lo que siento es verdad, que no es todo por todo lo que llevo sufrido... si hace falta abandonaría el plató".
En plató, la tronista confesaba que hasta el momento en el que Raúl decide abanodonar el programa, no se da cuenta de sus verdaderos sentimientos. "Cuando tú lo oyes hablar, lo oyes hablar con tanta honestidad y tanta sensatez que dices 'es que es verdad lo que está pidiendo', 'es que es normal'. Es que yo no le he dado ningún momento ni le demostrado lo que sentía, es normal que quiera irse", reconocía Blanca.