Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los tronistas continúan enfrentados

El mal rollo y la tensión continúa presente entre los tronistas. Un comentario sobre Raúl por parte de Lorena, ha hecho que Oliver saltara defendiendo a su pretendienta y enfrentándose con su compañero al que ha tachado de "soso".
Eres muy pesado con mis pretendientas, si dijiste que no te gustaba ninguna entonces ¡no las mires!", saltaba Óliver instantáneamente defendiendo lo que es suyo.
Después de esta intervención los tronistas comenzaron un absurdo enfrentamiento en el que instaban al otro a callarse y terminar la conversación. La discusión resultaba tan infantil que Raúl terminó diciendo: "Perdona, ¿me puedes enseñar el DNI para ver si eres mayor de edad?". Oliver, enfadado, tachaba a su compañero de ser una persona muy sosa y de sufrir una enfermedad llamada "sosiego", y para ello solicitaba al tronista que hablara con su mano en vez de con él para que no se lo contagiara.
Raúl reconocía tener cara de dormido al principio del programa, y el comentario de Lorena, que tanta polémica había suscitado no era otro que: "Esa es la cara que tienes siempre". Oliver aprovechaba la situación para meterse de nuevo con su compañero: "¡Claro, la cara de sosera dormido!" La paciencia de Raúl empezaba a colmarse y, enfadado, obligaba a Oliver a callarse cuando el tema no iba con él. En cambio, Oliver seguía sugiriéndole que hablara con su mano.
Lorena defendía que ella podía hacer los comentarios que quisiera, pese a que le sentaran mal, del mismo modo queRaúl había opinado sobre ellas en el programa anterior . La pretendienta también se atrevía a decirle que cambiara la cara y que se espabilara un poco. El tronista, perplejo, le recriminaba que no le conocía de nada como para decir eso y la acusaba de hablar poco y a destiempo. Lorena, en cambio, estaba segura de que si tan mal le habían sentado sus palabras era debido a que más de una persona se lo había dicho antes.
Miriam Sánchez tenía una confidencia que creía ser la respuesta al enfrentamiento existente entre los tronistas. Raúl ha terminado explotando: "¡No me vulvas a poner nunca más la mano en la cara!". La asesora del amor aseguraba que Raúl estuvo haciendo un bolo en la misma discoteca de Mallorca donde Oliver vivió un sonado episodio con hielos y nata de por medio. Raúl afirmaba que se le planteó la misma situación, pero que él se negó a hacerlo, al contrario que su compañero. Oliver le ha puesto la mano en la cara, siguiendo el juego de que hablara con ella, y Raúl aseguraba que iba a comportarse de manera educada y respetuosa, puesto que eran compañeros, pero que no estaba dispuesto a soportar esa serie de gestos despectivos que estaba procesándole. "¿Qué pasa, que eres tan feo que tienes que hablar de los guapos?", recriminaba Oliver a su compañero.