Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

A Elena el que le gusta es Fabián

Elena no pudo morderse la lengua y le recriminó a Raúl sus miradas hacía Mamen. Una excusa perfecta para volver a gritar a los cuatro vientos que el chico que realmente la gusta es Fabián. La tronista le volvió a pedir que fuera su pretendiente y Fabián le dijo que el beso no le había gustado tanto como para perder su silla de asesor. De momento, no hay nada que hacer.

No sabemos si es porque le gusta o porque su silla está muy cerca del trono de Mamen, pero Raúl llevaba todo el programa mirando a la nueva tronista. Algo que a Elena no le estaba haciendo ninguna gracia y no dudó en decir. El cantante que se quedó un poco sorprendido, aseguró que Mamen era una chica guapísima pero que no le estaba mirando por nada en especial. ¡Error! El pretendiente no dijo las palabras que Elena quería escuchar y la bronca estaba servida.
La granadina esperaba que le dijera que solo quería estar en el programa por ella y que ella era la mujer de su vida, y se tuvo que conformar con un “es una chica muy guapa”. Todos pensábamos que Elena se había puesto celosa de Raúl pero realmente, lo que estaba buscando era una excusa para contar lo que le estaba rondando por la cabeza.

A Elena quien realmente le gusta es Fabián y quiso sentarse con él en la mesa camilla. La tronista quería saber si Fabián había pensado en el beso que se dieron el otro día en plató y se encontró con un “sí”. La cosa pintaba muy bien. Todos sabemos que entre ellos existe una fuerte atracción sexual y que formarían una pareja explosiva. “Yo te lo dejé claro el día que entraste a conocer a Abraham”, le dijo el colaborador. Y es que, a Fabián le gusta Elena pero no tanto como para dejar el lugar que ocupa en el programa y convertirse en su nuevo pretendiente.

Faldon Fabian y Elena
Incluso, el alicantino le dejó caer que si no sentía nada por los chicos que tenía de pretendientes se replanteara dejar el trono y buscar algo en la calle. Elena no entendía la actitud de Fabián y Emma se lo quiso aclarar: “el beso le gusto pero no más que cualquier otro y menos para sentarse en la silla”.
La granadina no tira la toalla con el rubio de ojos azules pero de momento, no va a insistir más en el tema.