Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El jefe de la investigación: "Cuando se le tocaba a José Bretón el tema de su mujer se ponía fuera de sí, perdía el control"

Serafín Castro, jefe de la investigación del caso Bretón, ha podido estar horas y horas junto al padre de los menores durante los largos registros que se hicieron en la finca de Las Quemadillas. Y ha constatado que es un hombre frío, impasible y ha mantenido una actitud impropia de una persona que acaba de perder a sus hijos.

Después de conocerse el informe del prestigioso antropólogo Francisco Etxeberría, quien confirma que los restos óseos hallados en Las Quemadillas son humanos, la investigación sobre el caso Bretón ha dado un vuelco. En el primer informe pericial realizado por la policía científica se aseguraba que los restos eran de animales, en cambio el nuevo informe cambia el rumbo del caso. Serafín Castro da por primera vez explicaciones, detalles y ha contado cómo es José Bretón. Un hombre impasible y "con él que no iba la fiesta", ha contado el comisario Castro.
El comportamiento de José Bretón
Según ha explicado Serafín Castro, José Bretón mantuvo un comportamiento impasible durante todos los registros que se hicieron en Las Quemadillas, "la actitud que muestra a posteriori de los registros es que con él no iba la fiesta. En una ocasión, dijimos vamos a suspender el registro unas horas para ir a comer, descansar un poquito y es el propio abogado delante de mí que le dice vamos a comer y José Bretón le dice, 'no, tengo aquí latas, estoy aquí tranquilo, yo aguanto, saco las latas para todos...".
José Bretón incluso se ofreció a bailar, a ponerles música, a sacar discos, a tomar unas pizzas... Una actitud impropia de una persona que acaba de perder a sus hijos, "teniendo supuestamente los huesos de sus hijos ahí, habiendo supuestamente quemado a sus hijos que mantenga esa actitud es increíble", ha comentado el comisario Castro.
Pero cuando salía a relucir el tema de su mujer, "se ponía fuera de sí, perdía el control. Y lleva tres, cuatro meses que su forma de hablar es altiva, de un tipo soberbio".

Serafín Castro llegó incluso a pregiuntarle directamente dónde se encuentran sus hijos, "en una ocasión, estábamos en una barandilla que da justo a metro y medio, dos metros de donde estaba el foco de la hoguera, se estaba haciendo la inspección en la hoguera, y le digo: 'José, por qué no terminamos ya con todo esto, dinos dónde están los niños y terminamos ya con esta historia. Y me dice, muy serio, 'muy cerca, muy cerca".