Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Patricia: "Voy a echar el hígado por la boca"

La clase de gimnasia comenzaba con un grito de guerra por parte deNéstor Serra, profesor de fitness en la Academia: "Chicos tengo una mala noticia: hoy no váis a parar". En forma irónica, Néstor les avisaba de la dura clase que les tenía preparada y a los 'triunfitos' no les ha echo ninguna gracia.
Los ejercicios empezaban con las carreras, que siempre llevan a cabo, en la zona más amplia de la Academia con subidas y bajadas por escaleras. Pero esta vez, Néstor les apretaba el ritmo y algunos no veían el final. "Voy a echar el hígado porla boca", afirmaba Patricia entre suspiros a su compañera Silvia, que también sufría al igual que ella: "Me va a dar un infarto", le decía Silvia, que apenas podía continuar con la cerrera.
A Brenda también le costaba seguir la intensidad del ejercicio, pero contaba con un gran apoyo, pues ahí estaba Cristina para animarle: "Venga Brenda, sigue un ritmo constante". Los chicos también se quejaban del esfuerzo físico, aunque en menor medida.
Ante esta desgana y poca actitud de los alumnos, el profesor preguntaba quien se encontraba mal. Patricia y Silvia han levantado la mano y Néstor les ha invitado a abandonar la clase: "Patricia, si estás mal, vete arriba, a la zona chill-out y no haces la clase", pero lo que parecía un consejo, pronto se convertía en una seria bronca.
Patricia contaba a Néstor que su problema era el dolor de cabeza, y éste le ha recriminado que no pidiera una pastilla, aunque ella afirmaba que lo había hecho y no se lo habían dado. Pero, el profesor no aguantaba más el poco empeño de sus alumnos y comenzaba su regañina: "A mi clase se tiene que venir al 80 o 90%, porque si no estáis haciendo el tonto. Quien no quiera hacer la clase que se suba arriba, que yo no me enfadaré".
Además señalaba cuál era la razón de su reprimenda: "Lo hago por vuestra seguridad, porque tenéis la posibilidad de lesiones y eso es una mierda. Se viene aquí a mejorar una imagen física, las cualidades, la resistencia y hay que hacerlo al 100% para conseguirlo", les reprochaba el profesor.
"Si venís a mi clase, venir al 80% como mínimo, no al 20% porque es un cachondeo. Me jode, me fastidia que os diga que vayáis corriendo y váis andando y no me creo que no podáis con 16 o 17 años que tenéis". Además, Néstor se sinceraba y les decía que le hacen sentirse inútil cuando explica un tipo de ejercicio y no le escuchan.
Terminaba la 'charla' diciéndoles que quien no quiera ir a su clase, se suba a otra sala, y que seguirán siendo firmandos aunque no asistan, pero prefiere que no vayan a su clase a que tengan esa mala actitud. De esta manera, Néstor daba por finalizada su bronca, aunque lo realmente fuerte venía después, porque la clase ha sacado toda la resistencia de los 'triunfitos' menos deportistas.