Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las 'triunfitas' también se operan

En la Academia varias ‘triunfitas’ ya han pasado por el quirófano. No estaban conformes con el tamaño de sus pechos y han decidido operárselos. Unas, como Mimi y Sandra, quisieron aumentar su talla de sujetador. Otras, sin embargo, como es el caso de Noelia, prefieren reducir su tamaño.
Vivimos en una sociedad en la que el aspecto personal juega un papel muy importante. Vamos al gimnasio, cuidamos nuestra alimentación… Nos preocupa tanto estar bien que hacemos lo que sea para mejorar nuestra figura. Y en la Academia, pasa exactamente igual. Sandra y Mimi, antes de entrar en ‘Operación Triunfo’ se sometieron a una operación para aumentarse los pechos.
En el caso de Mimi, es normal debido a su profesión. Al ser modelo, es muy importante tener un buen cuerpo y unas proporciones de escándalo. Ya pujaba fuerte cuando se presentó a Miss España representando a Melilla y ahora, quiere dar un paso más para triunfar como cantante.
A Sandra le pasa algo similar. Además de ser peluquera durante el día, por la noche se convierte en bailarina y cantante de muchos pubs y discotecas. Uno de los motivos por los que esta ‘triunfita’cuida al máximo su imagen.
Noelia, sin embargo, decidió operarse para hacer todo lo contrario. Tenía una 120 de pecho y quiso reducírselo.
Si observamos los pros y los contras de los dos tipos de operaciones, se pueden observar unas diferencias bastante llamativas. Mientras que el aumento de pecho supone unas dos horas de quirófano, la reducción se duplica en tiempo. Además de eso, hay que tener en cuenta que para gozar de más talla de sujetador, en la mayor parte de los casos, sólo se necesita anestesia local, mientras que si quieres disminuir la delantera, la general está asegurada.  
Si te sometes a una operación de estas características, sea de un modo u otro, el post operatorio resulta complicado. El pecho no recupera su posición definitiva hasta pasados los seis meses y necesita bastante tiempo de reposo
Sea del modo que sea, lo que está claro es que ‘para presumir, hay que sufrir’.