Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El repaso definitivo a 'Gran Hermano': por qué nos conquistó cada edición (de 'GH1' a 'GH6')

El repaso definitivo a 'Gran Hermano': por qué nos conquistó cada edición (de 'GH1' a 'GH6')telecinco.es

'Gran Hermano' es un concurso con mucho recorrido, pero son momentos y personajes puntuales lo que permanecen en nuestra memoria. Ahora que llega la edición número 18 echamos la vista atrás para repasar lo que más nos encantó de cada una de las anteriores: sus personajes más llamativos, sus romances más vibrante y socialmente avanzados y, por supuesto, los grandes villanos y villanas que nos dejaron frases que ya forman parte de nuestro vocabulario. 

'Gran Hermano 1'
gran hermano 1

Es posible que, emitido a día de hoy, 'Gran Hermano 1' nos pareciese una entrega "menor" dentro del conjunto, ya que todas las peleas, romances, entradas, salidas y personajes traídos desde el exterior para avivar el conflicto al que nos hemos ido acostumbrando no estaban presentes aquí. Pero esta edición (todavía uno de los programas más vistos de la historia de la televisión en España) siempre será única por un único momento que, por su propia naturaleza, es irrepetible: ese en el que los finalistas Ismael, Iván y Ania encuentran en la casa todas las revistas que llevaban en su portada a sus excompañeros de casa (María José Galera llegó a salir en el Hola, never forget) y descubrían, con la mandíbula desencajada, que se habían convertido en auténticas estrellas. Esa inocencia, como era inevitable, se perdió en las siguientes entregas. Y solo por eso (sin olvidar frases que ya forman parte del folclore español como "Quién me pone la pierna encima", que tuvo su correspondiente hit discotequero) la primera edición de este programa siempre tendrá un lugar en nuestros corazones (y en los libros de historia). 

'Gran Hermano 2'
GH2-Carlos y Fayna

La segunda edición de 'Gran Hermano' fue, probablemente, el programa que más nos apetecía ver de nuestras vidas tras la revolución que supuso el primero. Y empezó a lo grande: con la explosiva relación de Carlos (alias 'el Yoyas'), entrañable macarrita barcelonés, y Fayna, una belleza venida de Canarias. Aquello terminó con una expulsión disciplinaria de Carlos que tuvo a España al borde del sofá. Después, Sabrina inauguró la tradición –que a muchos nos disgusta– del ganador mueble, que aguanta hasta al final a base de mantener una historia de amor imposible con otro concursante y no hablar demasiado. Menos mal que nos quedaba el atractivo Alonso y su costumbre de despertarse muy, muy feliz. Ustedes ya nos entienden. 

'Gran Hermano 3'
GH3

Y de repente, ¡boom! 'Gran Hermano 3' fue la edición de muchísimas cosas: la que hizo visibles, para muchos, a las lesbianas (había tres nada menos: Raquel, Noemí y Elba) y la que presentó al mundo a Kiko Hernández, el concursante de 'Gran Hermano' que ha logrado más longevidad en el medio (y que, nunca lo olvidemos, se presentó como un viejoven que tenía una foto de José María Aznar en su despacho). La lucha a muerte Patricia-Raquel supuso la primera gran 'catfight' de mujeres en el programa y, benditos sean los dioses, no fue porque se peleasen por un hombre. Ganó el santiagués Javito. ¿Lo recordáis? Ya. 

'Gran Hermano 4'
gh4

Vamos a decirlo ya: en las tres primeras ediciones de 'Gran Hermano' la gente era tímida a la hora de soltar sus pulsiones más básicas (vale, estaban Carlos y Fayna, pero apenas duraron dentro del concurso). ¿Qué sucedió entonces? Pues qué iba a suceder: un argentino. Matías, de 29 años, no se llevó al huerto (más bien al jacuzzi) a una chica. Tampoco a dos. Ni a tres. Se llevó a cuatro. Una de ellas, Inma, acabó casada (sigue a día de hoy) con el ganador, Pedro, que estaba en las antípodas del argentino. Y ojo: también Sonia Arenas dio alegrías a las cámaras al acostarse con el boxeador Gustavo, pero ay la que le esperó fuera cuando la novia de él la pilló en plató. Por cierto, Gustavo falleció arrollado por un tren en el verano de 2006.

'Gran Hermano 5'
gh5

Venga, vamos a corear todos su nombre. Tres, dos, uno... ¡A'da! ¡Aída, Aída, Aída, Aída, Aída! Dios mío, ¡así la hiciste! ¡Tan diferente! El impacto que tuvo Aída sobre los espectadores aún no se ha repetido. No habíamos visto nunca a nadie así. No habíamos visto a nadie tan repelente y la vez tan magnético, alguien tan encantado de conocerse y a la vez con un fondo tan patético, alguien capaz de presumir de cultura e inteligencia ante todos sus compañeros y ser a la vez la que más patadas daba al diccionario. Y pese a todo, no podíamos dejar de mirar. Todavía no hemos podido. De alguna manera, Aída ha sido un verdadero agente de paz al ser capaz de poner a todo el mundo de acuerdo: nos caía mal. Fue la primera en abandonar la casa, pero curiosamente su gran amiga y única defensora dentro del concurso, Fresita (autora del haiku "Salou es mío"), fue la ganadora. Y nos encantó que ganara: la victoria de la rara, la diferente, la excéntrica, del objeto de todos los chistes fue la victoria de todos y cada uno de los que alguna vez nos hemos sentido diferentes. 

'Gran Hermano 6'
gh6

Hay que decir que el concurso vivía una racha de oro. Si la edición 5 introdujo en nuestras vidas a Aída (¡Aída, Aída, Aída, Aída!) y a Fresita, la siguiente nos regaló a dos de los personajes televisivos que más hemos imitado: a Bea la legionaria y a Nicky. Los dos belicosos, temperamentales, llenos de demonios interiores. Los dos con el umbral de la paciencia más bajito que una suela. Era toser a su lado y se desataban los infiernos. Llenar este párrafo con sus mejores  frases en el concurso supondría no terminar nunca, pero resaltemos dos cosas que resultaban encantadoras: Nicky usaba el adjetivo "fastuoso" ("lujoso, magnífico, digno de verse" según la RAE) para definirlo absolutamente todo y Bea la legionaria solía terminar sus violentas peroratas (llenas de las más bellas y rebuscadas ordinarieces que se han oído en televisión) con un cántico que ya es parte habitual de nuestro vocabulario: "¿Ordinaria yo?". Una curiosidad: la explosiva y maravillosa Bea demostró que no funcionaba como personaje televisivo fuera de la casa. Solo dentro de esos muros existió ese personaje magnífico e inaudito. La magia de 'Gran Hermano', suponemos. Por cierto, ganó un taxista llamado Juanjo.
... Continuará: El repaso desde 'Gran Hermano 7' a 'GH17' sigue en Outdoor, ¡próximamente!