Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pollo asado

Pollo asado en 'Robin Food'telecinco.es

Martín Berasategui, único chef de habla hispana que acumula siete estrellas Michelín, asa desde el plató montado en su restaurante de Lasarte, un pollo con la salsa de su jugo y nos da varios trucos del almendruco para que la piel y el asado queden perfectos.

1 pollo entero (2 kg. aprox)
1 cucharada sopera de aceite de oliva
Agua
1 cabeza de ajos
Sal y pimienta
Precalentar el horno a 180ºc junto con la cocotte en la que asaremos el pollo. Limpiar bien el pollo de vísceras y restos de sangre por dentro.
Frotarlo con las manos, primero con 2 cucharadas soperas de agua y luego con una cucharada de aceite de oliva por todas sus partes (espalda, pechugas, patas y alas). Salpimentar por dentro y colocar el pollo en la cocotte junto con la cabeza de ajos,  apoyando la pata y el ala (de lado).
Asarlo durante 15 minutos, darle la vuelta y asarlo por su otro lado otros 15 minutos.
De tanto en tanto rociar el pollo con el jugo que va soltando, si no hubiese demasiado añadir un poco de agua, pero sobre la cocotte, nunca sobre el pollo. Retirar las cabezas de ajos pasados los 25 minutos y dejarla enfriar. Quitarle la pulpa y reservarla para la vinagreta de la ensalada.
Colocar el pollo con las pechugas hacia arriba y asarlo otros 10 minutos.
Pasado el tiempo darle la vuelta, salpimentar y seguir asando el pollo con las pechugas hacia abajo durante otros 8 minutos más o hasta que coja un buen color dorado y la piel este crujiente.
Retirar del horno y dejarlo reposar sobre una rejilla tapado con papel aluminio con dos agujeros como chimeneas durante 10 minutos antes de cortar.
Acompañar el pollo con una ensalada de espinaca, queso azul y tocineta.
Obs: Es importante salar el pollo por fuera a último momento y dejarlo reposar. Esto nos ayudara a que el pollo coja un buen color y con el reposo que los jugos se mantengas dentro del pollo.