Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rosa Benito: "Ortega Cano, dale ya a tu hijo el dinero que le pertenece"

José Fernando ya es mayor de edad y tiene que recibir la parte de la herencia que le dejó su madre, Rocío Jurado. Pero ahora, la relación con su padre no pasa por el mejor momento y dicha transferencia parece que se está retrasando.

El pasado viernes, José Fernando concedió una entrevista al ‘Deluxe’ con Tino Torrubiano como mediador. El joven no quiso sentarse en un plató, porque según el periodista, “él rechaza sentarse en un ‘Deluxe’, no le gustan las cámaras, concedió la entrevista para que la gente supiera coómo piensa sobre todo lo que se está diciendo”.
Pero la polémica sigue dando vueltas y tanto Rosa Benito como otros colaboradores creen que José Fernando está manipulado por su primo Eugenio y Tino Torrubiano. “Querían ponerle una cámara oculta Eugenio y Tino a José Fernando en un prostíbulo”, afirmaba Rosa Benito. Además la colaboradora dejaba caer que su primo Eugenio habla con los periodistas sobre su sobrino: “¿Tú ves normal que ponga al niño de bipolar ante otros periodistas?”, preguntaba Rosa a Tino. Por otro lado, Gustavo González también confirmaba que “Eugenio le dice a una periodista que está cansado, que está harto, que está pensando dejar de vivir con José Fernando porque los conflictos son constantes”.
Según Tino Torrubiano, el hijo de Ortega Cano “quiere una copia del testamento, legalmente cuando él cumple la mayoría de edad, el padre debería haberle dado una copia para saber las reparticiones”. José Fernando quiere saber qué parte le corresponde de la herencia de Rocío Jurado y para eso está asesorado y siguiendo los pasos que le dicen, cuenta el periodista.
Rosa Benito por su parte se mostraba harta de la situación y mandaba un mensaje a José Ortega Cano: “Ortega Cano dale ya el dinero que pertenece a tu hijo, dáselo ya y calla bocas, y si no lo tienes, también lo dices”, continuaba seria y tajante, “dejemos de hablar del dinero del niño que hace un año que tendría que tenerlo, dáselo ya o habla con él”.