Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rosa Benito, sobre su matrimonio: "Si aquí no hay arreglo tendré que tirar por la calle de en medio"

La polémica acerca de la presunta separación de Amador Mohednao y Rosa Benito continúa. Rosa Benito se declara dolida porque su marido haya contado a Mila Ximénez la situación en la que se encuentra, niega haber hablado con él pero anuncia que lo hará poniendo las cartas sobre la mesa porque necesitan encontrar una solución "ni él puede estar así, ni yo".

Mila Ximénez habló con Amador Mohedano y transmitía: "está francamente mal". Rosa Benito se enfadaba dado que reconocía en las de Mila las palabras de su marido y esto, sumado a lo dicho por Kiko Hernández, quien aseguraba que el matrimonio estaba al borde de la separación, acabó con la paciencia de la colaboradora. Derrumbada, se marchaba de plató aunque desmentía haberse separado.
Pasadas 24 horas, Rosa Benito aseguraba en 'Sálvame' que no ha hablado aún con su marido: "no he hablado con él porque tengo mucho carácter y cuando se me hace daño tengo mucha rabia y no quiero arrepentirme de decir, porque puedo hacer daño". Rosa se declaraba herida: "el daño que me ha hecho es que tenga que llamar para decir cómo se encuentra, porque creo que puede hablar con otra gente y que esto se lleve lo mejor posible".
La colaboradora explicaba que ya sabía la situación por la que está pasando Amador, sin embargo, había decidido optar por el silencio: "me lo estoy comiendo yo porque estoy intentando hacerlo lo mejor que puedo". Pero Rosa sabe lo que va a hacer: "quiero hablar con él, voy a poner las cartas sobre la mesa, si aquí no hay arreglo tendré que tirar por la calle de en medio porque no pienso sufrir más", decía. Todos interrogaban a Rosa por el significado de sus palabras: "tenemos que tomar una solución, ni él puede estar así ni yo", explicaba, "a mí me repercute en mi trabajo (…) Repercute a mis hijos, ellos también sufren porque ven a su padre amargado, triste, yo no puedo permitir eso".
Kiko Matamoros rompía una lanza a favor de Amador diciendo que había cometido "un error" y decía: "a lo mejor está tan desesperado que no ve solución". Pero Rosa replicaba: "Entiendo el problema que tiene, siempre estoy ahí pero llega un momento que digo ¿Qué hago? ¿Dejo mi trabajo para estar con él? ¡Él está derrumbado!".
Mila Ximénez también defendía a Amador: "Amador, cuando trabajaba con Rocío 30 horas diarias, cuando iba a casa era estupendo. Esto es un grito de un hombre no que te echa en cara nada que te pide ayuda". Pero Rosa respondía de nuevo: "Pero si yo estoy ahí ¿Por qué tiene que pedir socorro ante las cámaras? ¿Tú te crees que con esto se arregla la situación? Con esto lo que ha hecho es poner más leña en el fuego, me siento dolida, me siento muy mal".
Gema López hacía una pregunta comprometida a Rosa Benito: "¿A ti te molestaría que tu marido hubiera pedido dinero a gente a tus espaldas?", y continuaba diciendo: "Yo te digo que tu marido se ha dirigido a determinada persona y te digo la cantidad 2000 euros y ha dicho 'no quiero que Rosa se entere". Rosa no daba crédito: "Gracias a Dios he ganado un reality, tengo mi trabajo y nosotros estamos conjuntos Gema. Para su día a día él tira de tarjeta y no pasa nada. Te juro que no hemos discutido por dinero".
Muchos de los colaboradores se enfrentaban a Gema por formular esta pregunta en directo sin previamente consultarlo con Rosa, entre ellos, Mila Ximénez, que calificaba lo ocurrideo como "una puñalada trapera".