Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ana Botella reconoce que se intensificó el trabajo en el Rastrillo Nuevo Futuro porque era un "trastorno" cambiar la ubicación

Tras la polémica, el Rastrillo Nuevo Futuro ha abierto finalmente sus puertas. Hasta allí se ha desplazado Aída Nízar que preguntaba a la alcaldesa de Madrid sobre lo sucedido. Ana Botella explicaba que recibió un informe acerca de la situación de una serie de edificios municipales, entre ellos aquel en el que se celebra el rastrillo, "que tenían unas cosas a corregir". Continuaba diciendo que se ofrecieron otras posibilidades pero "como realmente era un trastorno" decidieron "intensificar la rapidez" y corregir todo lo necesario antes de su apertura.

La polémica surgía cuando se sabía que el Rastrillo Nuevo Futuro no podría abrir sus puertas este año. Sin embargo, finalmente el rastrillo ha tenido lugar y hasta allí se ha desplazado Aída Nízar.
Primero llegaba la Infanta Doña Pilar, presidenta de honor del rastrillo. "¿Cómo vivió el día de ayer?", preguntaba la reportera, "viviéndolo", replicaba ella. Nízar quería saber si algún miembro "de la Monarquía", había confirmado su presencia en el rastrillo pero la Infanta le corregía: "¿De la Familia Real? Hable con propiedad, si ya sabe usted que avisa más tarde".
Finalmente, Aída quería saber si Doña Pilar había influido en la decisión para corregir los problemas y finalmente abrir el rastrillo: "¿No es cierto que ayer mantuvo unas conversaciones tensas con Ana Botella?", preguntaba; "ni una", respondía tajante. Pero Aída Nízar insistía: "¿No es cierto que gracias a la Familia Real hoy se está abriendo el rastrillo?", Doña Pilar negaba y decía: "Usted se calla"; "mi labor es preguntar", replicaba Aída; "y la mía no contestar… Será usted muy guapa pero yo estoy muy vieja", decía la Infanta.
La reportera preguntaba si el edificio llevaba "diez años con un cuadro eléctrico con carencias" y Doña Pilar replicaba que quien había hablado era el jefe electricista. Para relajar tensiones, Aída decía a la Infanta que le admiraba pero ella respondía: "no me hace ninguna falta, que me admire usted me molesta muchísimo".
Finalmente llegaba la alcaldesa de Madrid, Ana Botella: "¿Es normal que hayan esperado a horas antes para que este cuadro eléctrico que lleva 10 años con carencias se revisara?", le preguntaba Aída; "tuve conocimiento del estado de las instalaciones hace muy escasas fechas", respondía ella.
"¿Podemos hablar de torpeza por parte de su equipo?", preguntaba de nuevo pero Botella optaba por guardar silencio, "¿ha influido que Doña Pilar sea presidenta?", continuaba, "¿ha sido determinante que haya dado un golpe en la mesa?" y esta vez era la infanta quien respondía: "No, yo no he dado ningún golpe en la mesa, no invente".
Ante la situación que se vivía con los medios de comunicación Aída preguntaba: "Doña Ana, ¿Va a haber este control y esta premura en todos los eventos?" y una vez más respondía la Infanta: "Aquí no hay ningún control la prueba es que está usted desmandada".
Tras la visita al rastrillo, Ana Botella atendía de nuevo a la reportera de ‘Sálvese quien pueda’ y explicaba lo sucedido: "Hace unas fechas, yo conocí un informe con la situación de una serie de edificios municipales entre ellos estaba este pabellón que tenía unas cosas a corregir, ofrecimos otras posibilidades pero como realmente era un trastorno decidimos intensificar la rapidez y ayer por la noche a altas horas terminamos".