Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Belén E.: "No quiero hablar con Raquel"

"Para mí esto es muy desagradable", decía Belén Esteban. La colaboradora de 'Sálvame' se muestra cansada de la polémica generada por los 12.000 euros que le debe Raquel Bollo y se muestra dolida por las palabras de su compañera en el polígrafo: "No hay nada que hablar, sólo hay que decir 'toma".

La polémica la lanzaba Aguasantas en el plató del Deluxe: Raquel Bollo le debía 12.000 euros a Belén Esteban. En un primer momento, las aludidas decidían no responder pero, finalmente, Belén Esteban confirmaba que, tras saber que tenía problemas económicos, se puso en contacto con Raquel para ayudarle. Sin embargo, el polígrafo de Raquel Bollo marcó un punto de inflexión ya que algunas de las respuestas de la colaboradora sobre la deuda despertaron el enfado de Belén Esteban.
Pasado el fin de semana Raquel Bollo afirmaba que no había hablado con Belén, aunque lo había intentado: “Yo no voy a estar todos los días detrás de ella”, explicaba y añadía que, cuando le ingresaran el dinero por el polígrafo, saldaría su deuda.
24 horas después, Belén Esteban explicaba que está “dolida” por lo sucedido el viernes, y lo está por dos cosas en concreto: “Por los comentarios sobre la ropa y cuando dijo que había hablado conmigo”. Además, tenía claro cuál va a ser su actitud: “Yo no quiero hablar con ella, no tengo nada que hablar con ella”. Belén explicaba que cuando Raquel le llamó estaba en casa de sus suegros y no podía hablar pero insistía: “No hay nada que hablar, solo hay que decir ‘toma”.
La colaboradora de ‘Sálvame’ matizaba que sigue considerándole su amiga a pesar de todo: “La adoro pero hay cosas del viernes que me han dolido, no quiero hablar porque soy blanda” y recordaba que cuando Raquel le dijo que iba a vender el coche le dijo que por ella no lo hiciera.
Minutos después, el programa seguía especulando con el momento en que Raquel le devolvería el dinero a Belén y la colaboradora se enfadaba: “Para mí esto es muy desagradable, no quiero hablar de este tema, es que va a llegar al Congreso", decía a Jorge Javier ya entre risas, “Ya no quiero hablar más del tema me debe 12.000 euros y yo quiero mi pasta”, concluía.