Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Raquel Bollo, a sus compañeros: "Para mí, esto es humillante"

La última polémica acababa con la paciencia de Belén Esteban que, telefónicamente, aseguraba a Raquel Bollo que los 12.000 euros que le dejó habían acabado con su amistad. Pasado el fin de semana, las colaboradoras se han reencontrado cara a cara en plató y la tensión estallaba de nuevo, esta vez, entre Raquel y sus compañeros.

Tras las últimas palabras de Raquel Bollo y la polémica, Belén Esteban intervenía telefónicamente en el programa asegurando que los 12.000 euros que le debe habían acabado con su amistad.
Paso el fin de semana, la tensión se palpaba ya en el sumario. “Yo he venido a mi puesto de trabajo no voy a dar un espectáculo”, advertía Belén mientras veía a Raquel a través del plasma. Se definía dolida y añadía: “Ella parece que solo le importa la amistad, a mí también pero también me importan mis 12.000 euros y los quiero ya”.
Pero ¿qué ha molestado a Belén? La copresentadora lo decía muy claro: “Me molesta que encima den a entender que soy la que da información por detrás... y siento ser tan borde, tan impertinente, me da igual ya”. Además, dejaba claro que le parece muy injusto que ella sea calificada como la mala: “A mí me pidió que dijera que ya lo había pagado".
Finalmente, ‘Sálvame’ emitía un vídeo en el que ambas colaboradoras explicaban cómo había sido su reencuentro tras las cámaras. Coincidieron a la salida de Telecinco, Raquel preguntó a Belén si podía darle un beso y se lo dio pero, más tarde, durante la sesión fotográfica, tanto Raquel como Belén calificaban el encuentro como "frío".
Además, Raquel Bollo decía al reportero Omar Suárez que si no quería arreglar nada con ella “a lo mejor no me valora tanto o no me quiere tanto” y aseguraba, aunque sin dar el nombre de Belén, que ha sufrido “una humillación pública”. Eran estas palabras las que molestaban a Belén: “¿Quién la ha humillado a ella? pues aunque suene mal lo que quiere es mi dinero, solamente quiero saber el día que me va a pagar, me estoy calentando”.
Minutos después, Raquel Bollo entraba a plató. Explicaba que le gustaría hablar con Belén para que no se rompa su relación pero respetaba su decisión. Las preguntas de los colaboradores surgían y Kiko Hernández quería saber por qué con este Deluxe puede pagar a Belén y con los dos anteriores no: “Los motivos se los daré a ella cuando quiera escucharlos”, decía Raquel; “no quiero motivos”, replicaba Belén.
Los colaboradores querían saber si Raquel puede permitirse pagar los 12.000 euros a Belén pero ella replicaba: “Si me lo puedo permitir o no es mi problema. No es cuestión de la presión porque si no lo tuviera no podría”. Además, la colaboradora matizaba: “Yo lo voy a coger, mi sueldo más el polígrafo, para que os quede claro, mi sueldo más el polígrafo, eso va íntegro para ella porque es de ella”. Entonces, intervenía de nuevo Belén: “Si no lo tiene no, yo no quiero descuadrar la vida a nadie” y Raquel aclaraba: “No, no, no, para nada y si puede ser antes va a ser antes, ella no me ha jodido la vida, ella me ayudó en su momento".
Raquel no podía evitar las lágrimas y, saliendo de plató, decía: “Para mí esto es humillante y si lo que buscáis es hacerme llorar ya está otra vez lo habéis conseguido”.