Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lydia L., sobre José Fernando: "Pepe dice que hay que cambiar de tratamiento"

Tras dos semanas ingresado, José Fernando abandonaba el Instituto Hipócrates acompañado de su padre y su hermana, pero se desconocían los motivos. Lydia Lozano ha podido hablar con Pepe 'El Marismeño', quien ha acompañado al hijo de Ortega Cano desde que saliera de prisión, y le transmitía que necesita otro tipo de tratamiento "más psicológico".

El pasado viernes 4 de abril veíamos a José Fernando, en compañía de Ortega Cano y Gloria Camila, salir del Instituto Hipócrates, centro en el que había estado ingresado durante 15 días. Sin embargo, no se sabían los motivos de su salida, dado que se esperaba que el ingreso fuera más largo.
Lydia Lozano ha podido hablar con Pepe ‘El Marismeño’, quien ha acompañado a José Fernando durante este proceso. Kiko Hernández había apuntado que el motivo de su salida del centro podría haber sido un altercado con una trabajadora del centro, pero Pepe lo desmentía: “Me dice que es rotundamente falso”.
Además, Pepe le contaba que José Fernando tendrá que seguir otro tipo de tratamiento: “Pepe me dice que este niño necesita un tratamiento y no solamente por un problema de adicción, más psicológico, más tratamiento psiquiátrico”, comentaba la colaboradora.

Por otro lado, ‘Sálvame’ mostraba otras imágenes en las que veíamos el fin de semana de la familia tras la salida de José Fernando de la clínica. Junto a su hermana, su padre, Ana Mª Aldón y el pequeño José María, pasaban unos días en Benidorm. Más tarde, las cámaras captaban a Ortega Cano con sus dos hijos mayores comiendo pero, según el autor de la instantánea, parecía que la tensión era la protagonista: “No había nada de tensión entre los hermanos pero entre padre e hijo sí”.
Kiko Hernández creía saber el motivo de esta tensión. Narraba que el domingo padre e hijo estuvieron en una finca en Talavera de la Reina y habrían hablado del presunto altercado en Hipócrates: “Me dicen que, presuntamente, se lía en esa finca una bronca tan gorda, tan gorda, tan gorda, tan monumental, entre el padre y el hijo que tienen que separarlos.