Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 'pique' entre Teresa Campos y Matamoros

Tras la aparición de Edmundo en '¡Qué tiempo tan feliz!', Kiko Matamoros decía: "Sé que es un acto de amor pero también puede serlo salir en la revista". Mª Teresa Campos prefería no opinar al respecto, pero el colaborador matizaqba y la polémica se despertaba. Sin embargo, poco después, presentadora y colaborador zanjaban la polémica entre bromas.

"Es de las cosas más bonitas que me han pasado en mucho tiempo", decía Teresa Campos sobre la sorpresa que su pareja, Edmundo, le dio visitándola en plató con motivo del aniversario de '¡Qué tiempo tan feliz!'.
'Sálvame' emitía las felicitaciones de la audiencia para la presentadora, y también críticas hacia el comentario que formuló Kiko Matamoros. Tras escucharlo, la presentadora daba las gracias a los espectadores pero prefería no abordar el comentario del colaborador. Kiko explicaba que su intención no era ofender a nadie ni cuestionar el trabajo de ninguno de sus compañeros: "Dicho todo esto, entiendo que trabajando desde la libertad que creo que es más o menos desde la azotea en la que estamos situados, me parece que ni es ofensivo ni maledicente", apuntaba.
Pero la presentadora, incómoda, prefería marcharse de plató: "Me quiero ir ya, no tengo por qué estar aguantando nada, tú lo dices en el uso de tu libertad pero yo me quiero ir". Sin embargo, no se marchaba y la polémica continuaba.
Acabada la sección y tras la marcha de Mª Teresa, Kiko Matamoros comunicaba su decisión: "No voy a volver a hablar de Edmundo, ni de Teresa, ni de Terelu porque todo se malinterpreta y me he sentido mal", decía y la presentadora regresaba. "Vamos a dejar este rollo, no porque esté enfadada pero por aquí no te lo quiero decir", decía ella y bromeaba: "No vamos a salir [en la revista] porque él no quiere, pero la policía no es tonta, lo dices con un tono... Si quisiera salir, como tú has dicho que no es nada malo, saldremo". 
Y, riendo ya y dándose dos besos zanjaban la polémica.