Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mila Ximénez, a Raquel Bollo: "No me toques las narices, por tu bien, déjalo estar"

Tras la reconciliación de Mila Ximénez y Lydia Lozano, las presuntas grabaciones a Raquel Bollo volvían a mencionarse y la aludida estallaba: "Soy yo quien lo voy a tocar, las cintas las quiero ya, las tuyas, las tuyas y las de más allá" y estas palabras desencadenaban la polémica y el enfado, sobre todo de Mila Ximénez.

Todo comenzó cuando Lydia Lozano afirmó que, según le habían contado, lo que estaba afectando a Raquel Bollo eran unas grabaciones. La polémica se desataba, los días pasaban y, finalmente, Lydia pedía perdón a Raquel. Sin embargo, estas disculpas también generaron las críticas de sus compañeros, como las de Mila, que lo calificaba como "indecente".
24 horas después, Ximénez se disculpaba públicamente: "Retiro lo de debería dejar la carrera, te pido perdón, en un momento de fragor se dicen cosas que no se sienten".  Es más, se declaraba molesta porque su compañera así lo crea: "Llevo trabajando mucho contigo y te tengo cariño, no quiero que te marches".
Lydia Lozano le daba las gracias, se emocionaba y Mila le abrazaba. Sin embargo, la tregua duraba poco tiempo. Lydia explicaba que cuando pidió perdón a Raquel fue "de corazón" y aseguraba que no volvería a hablar de las cintas. Sin embargo, esta mención, hizo estallar el enfado de Raquel que señalando tanto a Lydia como a Mila, decía: "Soy yo quien lo voy a tocar, las cintas las quiero ya, las tuyas, las tuyas y las de más allá".
"¡Qué chulería!", gritaba Mila, "por tu bien, déjalo estar, no me sigas tocando las narices, encima que me como el marrón por defender a Raquel, ahora se pone chula". Sin embargo, Raquel no se quedaba callada: "Me las has tocado tú a mí, ¿tengo que dejar que se siga ensuciando?"; "te lo digo por tu bien", replicaba Mila.
El tono de la discusión subía y Carlota Corredera tenía que intervenir: "Bajad el tono, ni hace falta gritar ni las cosas que estáis diciendo". Tras un corte publicitario, ambas pedían disculpas por el tono empleado, eso sí, sólo a la audiencia.