Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Matamoros: “El viernes me llevé un hachazo importante porque además me sentí ridículo”

“El viernes me llevé un hachazo importante porque además me sentí ridículo”, contaba Matamoros sobre el comentario de su hija Laura en el día del padre, y añadía: “Me esperaba una felicitación”. “Hemos convertido esto en algo que por lo menos para mí empieza a ser desagradable”, decía Kiko con lágrima en los ojos y agregaba que no quería decir cosas que “en un momento dado” le puedan pesar toda la vida. “Mi hija tiene 23 años, para muchos es una edad donde se ha alcanzado una madurez pero no en todos los casos y efectivamente se equivoca”, explicaba Kiko y continuaba: “No lo tengan en cuenta, porque yo sé la carga que lleva dentro, su dolor no es impostado”.