Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Belén Esteban: "Como estas denuncias sean de la familia Janeiro, voy a armar la marimorena"

La rubia más mentada en los últimos días a lo largo y ancho del planeta España, ha decidido seguir poniendo puntos sobre íes a la luz de los últimos acontecimientos. Según ha explicado Jorge Javier, dos de esas famosas denuncias podrían provenir de la provincia de Cádiz, de donde es oriundo su ex marido Jesulín.
Belén amenaza con montarla si es cierto
"Espero por el bien del padre de mi hija que no sea verdad, no por la Campanario, pero sí por él", ha comentado Esteban, antes de arremeter contra los que intentan interponerse entre su hija y ella: "Mi abogado está investigando porque parece ser que una de esas dos denuncias es de Ubrique, (...) como sea así y me entere de quién es, le pisoteo la cabeza y llamo a toda la prensa de España".
Tras el aviso, se ha levantado pidiendo un primer plano de 'su' cámara. Una vez centrada, ha repetido la frase que se está convirtiendo ya en un himno coplero: "Porque yo (pausa), por mi hija mato".
Andrea, un regalo bien tratado
A continuación, limpiándose las lágrimas, pedía disculpas por emocionarse y añadía un piropo a su Andreíta y un consejo para los que estudian su caso: "Mi niña no tendrá a su padre al lado, pero es una regalo que Dios me ha dado"; y luego "que pregunten a los que me conocen y viven conmigo por cómo trato yo a la niña".
Por si fuera poco, Lydia Lozano echaba más leña al fuego. Según sus fuentes, "hace dos semanas hubo una cena y se reunieron unas siete personas" en un restaurante de Cádiz en la que se habló de este tema. "Si quieres, tú luego tiras de los hilos; luego fuera te diré si quieres los nombres... y hay un político", ofrecía la periodista. El culebrón 'denuncia' promete un largo recorrido.