Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Belén Esteban desvelará el próximo viernes quién la ha traicionado

"Con nombre y apellido". El topo que está haciendo daño a Belén Esteban ayudando a que se publiquen o se difundan historias que no buscan sino dañarla a ella, a su entorno y a su familia, verá su nombre a la luz pública.
Eso sí, no se trata de nadie de su familia. Así lo ha dejado claro Lydia Lozano que ha barajado otras posibilidades: "Primero se habló de Toño Sanchís. Hay mucha gente que ha vertido que era el propio Fran porque es mileurista".
Claro que Belén al oír esto ha montado en cólera: "Cuidadito. Mileurista, sí ¿y qué? Con su mujer y con su sueldo le sobra todo. A mi marido le han ofrecido el oro y el moro. Se siente mal, que está trabajando quince horas".
Y eso ha servido de arranque al que promete ser el tema del verano. Belén Esteban lo ha anunciado con uno de sus habituales y apasionados discursos:
"Yo me comprometo que el viernes que viene voy a dar nombre y apellidos de gente, y pruebas, de lo que están haciendo a Belén Esteban. La semana que viene, cuando se sepa toda la verdad, me va a decir todo el mundo qué harían ustedes en mi caso.
Me comprometo con toda España a traer el viernes pruebas y a dar nombre y apellido. Va a ser una guerra de muchas cosas. Por primera vez se va a ver aquí lo que es destrozar a una persona por tener una mierda de audiencia.
Durante muchos veces me he sentido con mi familia que la han puesto todo el mundo. Peleas con mi marido. Me comprometo con toda España a que el viernes que viene, la mitad de España o toda ella, que vea el Deluxe porque se va a enterar más de uno tanto por parte de los que creíamos amigos de mi marido como desgraciadamente como los que yo creía amigos míos".
Aunque no lo va a decir nada hasta la semana que viene porque eso supondría dar pistas al enemigo durante siete días: "Ni a mi familia. Se va a enterar todo el mundo de lo que pasa aquí. El viernes me dirá mucha gente lo que piensa", ha concluido Belén.