Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carmen López relata las irregularidades del Certamen de Miss España

Carmen López, Miss Sevilla en 1991, asegura que existen diversas irregularidades en el certamen que está dispuesta a desenmascarar. Confiesa que el concurso está marcado por el tongo y que en él abundan las drogas, el alcohol y el sexo. Además reconoce haberse sentido acosada por algunos miembros de la Organización durante su edición.
Carmen López
afirma que su edición estuvo marcada por diversas irregularidades y que se sintió acosada por la Organización
"Todo depende de si quieres triunfar agachado, de rodillas o ser un perdedor pero estar de pie", aseveraba tajantemente Carmen
La ex Miss asegura que el tongo existe desde las preselecciones en los pueblos, ya que siempre salían elegidas las amigas de miembros de la Organización o las chicas "que se habían pasado por la piedra". Confiesa que su experiencia en el certamen de Sevilla fue catastrófica porque reventó un tongo, ya que el jurado apostó por ella y no siguió las indicaciones que le habían dado desde la Organización. Reconoce que fue sometida a un gran acoso y que hasta una azafata de la Organización llegó a empujarla desde lo alto de una escalinata para que cayera escaleras abajo.
La sevillana guarda un amargo recuerdo de su experiencia como miss, y asegura haber recibido proposiciones deshonestas. Revela que un miembro del jurado le propuso encumbrarle a todos los niveles si era su secretaria personal y le acompañaba a todos sus viajes. "Pero eso no significaba que por las noches no rascara en la puerta de su habitación", declaraba la miss, que además confesaba que esa persona tenía una afamada posición dentro de un conocido equipo de fútbol.
Carmen va más allá, y denuncia que en el concurso abundan el alcohol, las drogas y el sexo. Asegura que en las mesas había rayas de cocaína, todo el alcohol que quisieras y que te ofrecían también pastillas. "Una miss es una muñeca hinchable con todos sus agujeros abiertos al mundo", dice bruscamente.
De forma categórica, asevera que más del noventa por ciento de las misses son tongo, e incluso se atreve a dar nombres de chicas que lo han roto y se han merecido la corona como Eva María Pedraza o Eugenia Santana. También dice estar de acuerdo con todas las declaraciones vertidas por Irene López y asegura que sus informaciones son verdad y no una excepción.
Según dice, Raquel Revuelta estuvo amparada por el poderío de su familia y asegura que tiene fuentes directas que pueden confirmarlo. También relata el caso de Esther Arroyo, que mantiene una estrecha relación con el certamen y salió elegida en la segunda vez que se presentó: "Si Esther Arroyo habla los cimientos de Miss España se echan a temblar".