Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cervera sobre su ex cuñado: "Jesulín no es mala persona pero es un cobarde"

La historia de Cervera con el 'otro lado' viene de lejos, cuando compartió vida con el hermano de la Campanario. La relación acabó, según ella ha explicado, "de la noche a la mañana", cuando el que entonces era su pareja "se levantó un buen día" y le espetó delante de su hija (la de ella) era una carga "demasiado grande". "A los dos meses se arrepintió e intentó volver durante un año. Yo no podia hacerlo", ha añadido.
Comiendo ensaladilla rusa con Maria José
Anteriormente a este determinante suceso, en las jornadas de fraternidad "comiendo ensaladilla rusa con Maria José", surgieropn comentarios de índole destacable, como por ejemplo: "En su cumpleaños nadie de la familia de Jesulín le felicitaba, eso me lo contó ella enfadada". O también: "Toda la familia Campanario se volcó con él tras el accidente y él se acogió a esa mujer porque se imaginó lo que podría encontrar en su casa: La soledad".
En cuanto a su relación de Andreía con su padre, Cervera ha puesto también algún puto sobre íes varias, argumentando que la niña "piensa y quiere a su padre" y que devolverla en pijama a Belén no fue, seguramente, idea de él, sino de su actual compañera. En ese punto es cuando Cervera ha aumentado la dosis: "Yo no le considero una mala persona, pero sí un cobarde. No pienso que tenga la misma mala leche que pueda tener su esposa".
Con Belén, hasta el final
Por si cabía alguna duda al respecto, la ex cuñada del torero más nombrado de los últimos tiempos, ha repetido su lista de propósitos antes de finalizar el programa. "Entiendo a Belén, lógico que esté cabreada y que tenga esa rabia encima. Como me toquen las narices y si ella quiere, digo el resto de las cosas que sé delante de un juzgado". Ante la previsible munición, Jorge Javier había dado el día libre a la aludida, "novaya a ser que le de un subidón de azúcar".