Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuca contra todos y todos contra Cuca

"Los tienes bien puestos, los ovarios y el talento", admitía Jorge Javier Vázquez al presentar a Cuca en 'Sálvame', el programa que "con más saña" ha criticado su paso por la isla. "Repito, estoy aquí", se limitaba a añadir De Vinuesa, seria como un naufrago serio. La periodista se ha armado de respiración zen y ha ido poniendo los puntos sobre las íes a cada colaborador.
Cuca llegaba al plató y todos tenían cosas que decir aunque poco que matizar a lo ya dicho. Las perlas que los colaboradores de 'Sálvame' le habían ido dedicando a lo largo de sus semanas en la isla le acusaban, con "mucha crueldad y saña", según Karmele (su única defensora), de "adúltera", "mentirosa" y paradigma de la "doble moral". 
"Es de las que comulga y al salir le pisa la mano al mendigo.¡Meapilas!", le había dedicado Jimmy Giménez-Arnau. "No puede ser que una señora cristiana descubra a los 60 años que es pasar hambre", había añadido.
Kiko le acusó de llegar cerillas en un tampax
Kiko tampoco se quedaba atrás. "Se fue a la isla con un tampax plagado de cerillas. Escribe libros de cómo educar y pasa de sus hijos. Que no escupa tan arriba con las infidelidades porque ella ha hecho muchos viajes a Miami y a Cuba", azucaraba el bloguero.
Ella, con gesto serio, repetía que no iba a mezclar sus opiniones personales con lo que iba a exponer. Y lo que iba a exponer era bien poco comparado con las previsibles expectativas de metralla. "¿Qué te parecen todas estas perlas?", le preguntaba Jorge Javier Vázquez tras ponerle el video con todas las balas. "Me parece que eso es este programa", respondía, casi levitando.
Cuca no quiso que sus hijos la defendiesen
También Vázquez le había dado duro a la periodista. Entre otros matices, comentó que "Cuca no ha encontrado su lugar en la isla, pero no por su edad", que lo que se lo había impedido era su "papel de mujer contenida que no enseña su verdadera cara de falsa" y así hasta proclamar que lo mismo "podría ser capaz de cometer un homicidio en la isla", lo que provocó que una de las hijas de Cuca entrase hace varias semanas vía telefónica y le instase a pedir perdón.
"Mi llegada a Honduras fue fantástica, aunque no os lo creáis he sido muy feliz y volvería", respondía Cuca, sin hacer suyo el salmo de ojo por ojo. "Me fui cuando este programa aún ni exitía y a la vuelta me dicen que tenga cuidado, que se han metido mucho conmigo y eso que por ejemplo tú, Kiko, ni me conocías. Dejé por escrito la prohibición de mis hijos a participar".
"Me atacan por mis creencias"
La ex-superviviente victimizó más tarde al explicar que ella no era "mujer de rifirrafe" y colocó en sus 'creencias' el motivo de la leña recibida: "Nunca he presumido de ser santa y perfecta, pero si todos los ataques van por un camino, será por algo", acusó. "Y además, yo no ligo, y tampoco lo hice en Cuba las dos veces que he ido".
Finalmente, Cuca respondió a una última pregunta que Vázquez tenía, según confesó, rondándole la cabeza desde hace días. " No, no fui a la isla por dinero. No he venido aquí a mentir. Fui por emoción".