Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Encarni Manfredi y Kiko vuelven a verse las caras en un plató de televisión

Durante su estancia en la casa de Gran Hermano, Kiko Hernández mantuvo una relación con Patricia, una de sus compañeras. Una relación tortuosa que se rompió en el exterior aunque muchos señalan a Encarni Manfredi, la madre de Patricia, como una de las causantes de la ruptura. Pero el episodio más conocido por el que ambos se han enfrentado ha sido por la agresión del perro de Marta López a Encarni y, años después, el tema vuelve a la luz.
Kiko Hernández mantuvo una relación con Patricia mientras ambos eran concursantes de ‘Gran Hermano’. La relación en la casa fue problemática, plagada de tantos momentos bonitos como desastrosos. Una vez acabó su estancia en el concurso, Kiko y Patricia rompieron su relación aunque muchas voces señalan a Encarni, madre de Patricia, como el motivo de ruptura entre ambos. 
Polémicas, rumores, declaraciones, acusaciones… Se sucedieron de plató en plató pero la polémica que todos recordamos es el episodio vivido en la casa de Marta López, cuyo perro agredió a Encarni quien se embarcó en una batalla legal.
Tras muchos años, Kiko Hernández y Encarni Manfredi, ex yerno y ex suegra, se han vuelto a enfrentar en un plató de televisión y ambos han sacado la agresión del perro de Marta López a relucir.
Encarni alegaba los daños que sufrió pero Kiko, aunque reconocía estos daños, recriminaba a la madre de su ex que pocos días después estuviera hablando en los medios de comunicación, “Te llamaron de Salsa Rosa, y a la semana siguiente fuiste, no parabas de hablar”, le decía Kiko pero Encarni no dudaba en responder gritándole: “¡Eso es mentira!”, decía.
Con estas opiniones, ambos volvieron a enfrentarse como en los viejos tiempos aunque, es cierto, que el ambiente belicoso que vivíamos en los viejos tiempos, se había suavizado y el uno hizo reír al otro. No han fumado la pipa de la paz pero, parece, el momento está más cerca que nunca.