Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jacobo Ostos a Mila: "Si quieres que yo te pida perdón en nombre de mi padre, vas lista"

Desde que el torero, Jaime Ostos, acusó a Mila de “repartir droga en Marbella entre las chicas jóvenes para irse con los árabes", la relación entre ambos ha ido de mal en peor. Y parece que entre la colaboradora y el hijo de su máximo enemigo tampoco existe precisamente cariño. Desde que salió de 'Supervivientes', Jacobo Ostos ha protagonizado un enfrentamiento tras otro con Mila y esta vez no ha sido menos. Ha sido aparecer por el plató de 'Sálvame' y automáticamente ponerse a discutir. 
El desencadenante ha sido una pregunta de Paz a Jacobo. "Puede ser que está tarde arregles las cosas con Mila?", preguntaba la presentadora y Jacobo contestaba con tono muy burlón: "Es que después de comer, a estas horas, no me apetece, me revuelve el estómago". El hijo de Jaime Ostos es consciente de que la guerra no es suya y considera que lo que le pasa a Mila es que "le da un poquito de repelús el apellido Ostos", pero por prudencia y por defender a los suyos, ataca: "Ella en los juzgados ha perdido, así que ya está, se ha acabado porque ya no puede recurrir más".
Mila se resistía a entrar en una nueva discusión. "De verdad que no quiero entrar", repetía una y otra vez, porque "para entrar me siento en un 'Deluxe' y tengo un cara a cara pero por 18.000". Pero al final no lo ha podido evitar. "Aguanto que un señor me diga en plató que yo drogaba a chavalas para prostituirlas", aseguraba, "y ahora tengo que aguantar que venga su hijo a decirme que he perdido el juicio; de verdad tenéis muy poca vergüenza". Y así se ha desencadenado el nuevo enfrentamiento. "No aburras tanto porque siempre dices lo mismo y ya cansa", arremetía Jacobo.

Mila aseguraba que el hijo "no se parece al padre" y que "no tiene nada que ver" con el enfrentamiento que existe entre ellos, pero "cuando lo veo, me lo recuerda", confesaba la colaboradora. "Son cosas que han pasado hace mucho tiempo", se defendía Jacobo, "que yo no sé si han pasado o si no". Pero la defensa que ha utilizado el superviviente no le ha hecho ninguna gracia a Mila, que ha saltado: "¿Perdona pero tú tienes alguna duda de que yo drogaba a menores para prostituirlas?", preguntaba. "Yo no lo sé, y no voy a entrar. Solo sé que en un juzgado has perdido esa querella", contestaba Jacobo. Y al verse atacada, Mila se ha defendido: "No te quería hacer la pregunta pero ¿tu crees que tu madre es una mentirosa o tu padre es un maltratador?". "No pienso ninguna de las dos cosas", aseguraba Jacobo, "pero sí pienso que no tienes ni pizca de educación". "Pues tiene que ser una de las dos", le presionaba la colaboradora, "porque tu madre le ha acusado de maltrato, así que o tu madre es una mentirosa o tu padre es un maltratador".
"No quería entrar en esto ", se justificaba la colaboradora, "no he dicho ni 'mu' cuando has venido porque entiendo que de la historia de tus padres no has tenido la culpa, pero yo sé muchas cosas que jamás he contado en un plató", aseguraba. "Y hay gente que también sabe cosas tuyas que no las cuenta en un plató", contestaba Jacobo, "¿o tú tienes el historial muy limpio?". "Yo tengo un historial bastante más limpio que el de tu padre y te lo pudo asegurar", se defendía Mila. Pero Jacobo no cedía, ni reculaba: "Lo dudo y antes de hablar de mis padres, te tenías que lavar la boca", aseguraba, "y no voy a entrar más en ese tema porque ya se ha juzgado donde se tenía que juzgar y has palmado; yo ni entro ni salgo".
Pero para Mila no es la actitud correcta y se lo ha hecho saber. "Si alguien de mi familia dice algo tan sucio", aseguraba Mila, "yo pido perdón públicamente en su nombre". El problema es que a Jacobo tampoco le parece bien lo que hace Mila. "Tu sin ningún motivo te metes con mi madre y tu no eres quien para meterte con ella", aseguraba, "con mi padre métete lo que quieras, porque él se ha metido contigo y habéis tenido el conflicto que habéis tenido, pero a mi madre no tienes ni que mencionarla". Una vez más, Mila se defendía. "Hay daños que se llaman colaterales", explica, "cuando se me dice esto en un plató sufre mi hija, hermano, mi hermano y mi familia, y como tu padre ha vivido de vender su vida y de la mierda de su hijo, de su hija, de su ex mujer, yo tengo derecho a hablar también". "Antes de que digas más subnormalidades", le cortaba Jacobo, "mi padre ha vivido de estar toreando 50 años y mi madre de ser una gran médico, asíque no digas tonterías".
Tras la corrección, Mila volvía a la carga. "Tu padre, gran figura del toreo", comentaba con ironía, "se dedica a salir en las portadas, a vender a tu madre, a decir que era una borracha, tu madre a decir que era un maltratador, que era un cerdo… Eso es lo que hace la gran figura del toreo". Jacobo, seguía defendiendo a su familia. "La gente comete errores, se divorciaron y ahora vuelven a estar casados; el amor ha triunfado, ¿qué más te da a ti?", preguntaba. "No quiero discutir ya más contigo", confesaba, "yo fui el primero que dijo que no lo debería haber dicho en un plató de televisión aún pensándolo; yo ni lo pienso ni lo dejo de pensar, primero porque no lo he vivido y no te conozco". "Si hubiera pedido perdón públicamente", recriminaba Mila, "me hubiera conformado porque tu padre sabe que yo no he hecho esto". "A mi lo que me molesta es cuando hablas de mi madre", contestaba Jacobo y parece que así, finalmente se calmaban las aguas. "Tienes toda la razón", cedía Mila, "vamos a hacer un pacto, tu madre contra a mi no ha entrado nunca, con lo cual, a partir de ahora, no voy a hablar de tu madre. "Perfecto", aceptaba Jacobo. Y con un apretón de manos, parece que porfin llegaba la tregua.
Pero ha durado poco. Al final del programa, Jacobo volvía aparecer en plató y con él, se retomaba la guerra. "Has cometido el error de meterse con mi madre cuando ella jamás le ha dicho nada", aseguraba el superviviente, "y me parece muy loable que digas que nunca más vas a volver a hablar de mi madre". "A mi me gustaría que pidieras perdón en nombre de tu padre porque eso te engrandecería mucho", le pedía Mila. "Si quieres que yo te pida perdón en nombre de mi padre, vas lista", contestaba rotundo Ostos, desatando el cabreo de Mila una vez más: "Pues yo hablaré de tu madre cuando me de la gana porque para eso están los medios de comunicación", sentenciaba la colaboradora. "Una intenta ser noble con esta gente y es que no se puede", aseguraba, "y me voy hacer un favor y voy abandonar este plató porque sino le voy a decir de todo y al fin y al cabo solo es un pobre mandado de su padre". Y así, con la salida de Mila de plató acababa la discusión, pero no la guerra. Así que seguro que habrá más.