Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kiko Hernández: "Considero que mi amistad con Lydia Lozano se ha acabado"

Lydia Lozano, Kiko Hernández y Mila Ximénez se han sumergido en una grave discusión en la que Lydia ha sido acusada de anteponer sus exclusivas a la amistad con sus compañeros. Pero la guinda del pastel la puso Kiko cuando anunció a Lydia que su amistad había terminado tiempo atrás. La colaboradora se derrumbaba mientras Mila Ximénez le advertía que no se puede anteponer la amistad "a una mierda de exclusiva".
En el último programa de 'Sálvame', Mila Ximénez, Kiko Hernández y Lydia Lozano se enzarzaban en una gran discusión en la que Lydia era acusada de anteponer sus propias exclusivas ante la amistad entre colaboradores. A lo largo de los primeros minutos de la tarde, el ambiente se iba caldeando. Lydia aseguraba que no iba a llorar porque ya había llorado todo lo posible, pero entonces Kiko lanzó un comentario que abrió de nuevo las heridas: "Considero que mi amistad con Lydia Lozano se ha acabado", declaraba. Ante estas palabras, Lydia guardaba silencio y Kiko se negaba a dar más explicaciones porque no quería convertir la discusión en un "circo".
En ese momento, Lydia pasó al set íntimo donde se desahogó con Jorge Javier, pero la tarde no había hecho más que comenzar. Lydia aseguraba que no tenía nada que ocultar y que si no había podido conciliar el sueño era porque siente a Kiko muy distante, algo que ocurre según la colaboradora, desde que ambos empezaron a trabajar en 'Sálvame'. decía Lydia derrumbándose. La periodista asegura no saber qué ha podido ofender a Kiko hasta el punto de considerar rota su amistad, "todo el mundo me decía que Kiko me la iba a clavar por la espalda pero yo decía que Kiko era mi amigo, he tenido veneración por él", explicaba. "¿Qué ahora pasa de mí? Pues es una tristeza... Claro que echo de menos las risas, y todo..."
Entonces Kiko, harto de guardar silencio, habló y sentenció: No quiero tocar este tema y si se toca me marcho de plató", advertía el colaborador. Kiko quería aclarar que aunque considere su amistad rota, si tiene que trabajar con ella lo hará pero reitera que después de una serie de cosas que han ocurrido (cuyos detalles no aclara), no puede ofrecerle su amistad. Dicho esto, Kiko tampoco podía evitar las lágrimas y "¿Hace cuánto no somos amigos? Hace mucho...  ¿Hace cuánto mi madre no te habla? abandonaba el plató.
Kiko se encerró en su camerino y se negó a hablar ante las cámaras que fueron a buscarle, tan sólo Jorge Javier y Belén Esteban, liberados de sus respectivos micrófonos, pudieron entrar. Todo parecía indicar que Kiko iba a abandonar los estudios de Telecinco pero finalmente las cámaras pudieron captar su vuelta al estudio. Sin embargo, el colaborador no quiso volver a hablar con Lydia Lozano ni abordar los motivos concretos de su enfrentamiento.
Mila Ximénez también rompía su silencio para exclamar: "¡Por una exclusiva no se puede romper la relación con un compañero!", la colaboradora quería transmitir que conocía el por qué del enfado y la decepción de Kiko pero no quería explicar los motivos y sí aconsejaba de nuevo a Lydia: "Tus compañeros merecen más la pena que una mierda de exclusiva".
Tras los gritos y las lágrimas, parecía que las cosas comenzaban a calmarse para Mila quien decía que, por su parte, "podemos llegar a buen puerto". La colaboradora asegura tener cariño a Lydia a pesar de todo: "Claro que la quiero, cómo no la voy a querer, sé que es una buena persona pero soy incapaz de que se me enquiste nada, por eso lo digo", explicaba.
Cuando Jorge Javier Vázquez dejaba a Kiko en su camerino e iba camino de plató, se encontró con Mercedes Milá quien también aportó su opinión: "Kiko se merece esto, se ha portado muy mal con gente que le ha tendido las manos y es hora de que alguien le pare los pies", explicaba y, tajante, concluyó: "Estoy totalmente con Lydia".
Más tarde, en plató, Kiko Hernández veía las imágenes y no comprendía por qué Mercedes opinaba sobre el enfrentamiento: "Sin saber nada, emite un veredicto..." y le recriminaba: "Lo primero que tiene que hacer es preguntar por qué una persona está así".
El desenlace... Próximamente
Durísimas acusaciones, salidas apresuradas de plató, decepciones, lágrimas y más lágrimas. Sin duda, esta ha sido una de las tarde más duras para todos los colaboradores de 'Sálvame'. Mientras parecía que Mila Ximénez y Lydia Lozano conseguían acercar posiciones dejando de lado lo profesional para quedarse con el cariño que se tienen, Kiko Hernández no podía evitar guardar un tenso silencio. ¿Conseguirán firmar la paz?