Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kiko Matamoros: "He perdido más visión en el ojo que tengo mejor"

Tras protagonizar primero un enfrentamiento y luego una reconciliación con sus compañeros, Kiko Matamoros ha confesado en 'Sálvame' que, en los últimos días, ha estado "tocado" por motivos personales. El colaborador explica que la enfermedad que le provoca pérdida de visión ha evolucionado restándoles visión del ojo que tenía mejor pero, además, explica que hace menos de un mes fallecía su padre.
A raíz de las acusaciones de ser el topo de Sálvame, el enfrentamiento con casi todos sus compañeros de plató y la posterior reconciliación, Kiko Matamoros se ha confesado en 'Sálvame diario', Paz Padilla preguntaba a Kiko Matamoros por la enfermedad que sufre y que le provoca pérdida de visión, Matamoros respondía que el problema "es que evoluciona".
El colaborador explicaba que ha perdido más visión, comenta que antes era más optimista dado que en pruebas anteriores había conseguido resultados positivos pero que la última ha arrojado datos negativos, "he perdido más visión en el ojo que tengo mejor".
Matamoros explica que no es miedo lo que siente y se propone ser positivo: "Hay que ser positivo, no en el sentido de esperar un milagro, porque no creo en eso pero sí de estar preparado para lo que pueda venir e intentar afrontar las circunstancias". Por ello, hace una declaración de intenciones: "La mejor manera de superar esto es darles la menor importancia posible, ser positivo y pensar que aunque todo es susceptible de ir a peor también de ir a mejor y ya está, no voy a hablar más de esto".
Pero, además, a su enfermedad se han sumado otra serie de circunstancias personales, Kiko explicaba que hace menos de un mes ha fallecido su padre algo que le ha "tocado" aunque ha intentado "que no trascendiera en el trato con mis amigos y menos en el trabajo". A preguntas de Paz Padilla, Matamoros decía además que el día que falleció su padre "vine del cementerio al plató pero no porque entendí que era la mejor manera de distraer la cabeza", eso sí, aclaraba: "No presumo de haber trabajado".
Kiko explica que esta pérdida ha sido especialemente dura "porque con mi padre no había tenido una relación óptima, cuando has tenido con un familiar una relación de ese tipo, posiblemente el momento más difícil es cuando le pierdes", comenta que siente "una nostalgia extraña" pero que, a pesar de todo, se queda "con el recuerdo de la mejor época que pasé con él y creo que aprendí a quererle y él a mí".