Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tita Thyssen: "Borja y Blanca ya no reciben un duro de mí"

Borja Thyssen y Blanca Cuesta querían comprarse una mansión en Madrid para, como así publica el diario 'El Mundo', seguir de cerca la batalla legal que les enfrenta con Tita Cervera. Sin embargo, parece que finalmente no han podido adquirir la vivienda por un problema económico y la propia Baronesa explicaba que ya no reciben dinero de su bolsillo.
Borja Thyssen y su mujer Blanca Cuesta querían comprarse una mansión en Madrid ya que, según publica el diario 'El Mundo', querían vivir en la capital para seguir de cerca la batalla jurídica que mantienen con Tita Thyssen. La propia madre de Baronesa Thyssen, según recoge también 'El Mundo', hablaba de la situación económica de su hijo: "De mí ya no reciben ni un duro así que no sé cómo van a pagar una mansión en Madrid".
Según la información de 'Sálvame',Borja y Blanca pretendían vender su casa de Ibiza, por la que pagaron aproximadamente unos siete millones de euros, para así cerrar la operación de la compra de la casa en Madrid. Sin embargo, se habrían visto obligados a rebajar su precio de venta por lo que no habrían logrado el dinero suficiente. Además, la situación económica de la pareja puede empeorar ya que el próximo mes de julio, fecha en la que cumple 30 años, el heredero recibirá la última parte de la herencia del Barón Thyssen, una entrega de 20 millones de euros. Sin embargo, según publica 'El Mundo, Por otro lado, Tita Cervera concedía unas declaraciones al programa de RNE, '24 horas', en las que hablaba de su propia herencia. La Baronesa asegura que quiere dejar todo bien cerrado: "Tengo una cierta edad, quiero dejar todas las cosas arregladas, procuraré que todo esté bien", explicaba. Tita Cervera intentaba restar importancia a los problemas con su hijo alegando que todos los jóvenes "no quieren a sus padres" y asegura que eso cambiará con el tiempo: "Luego, nos quieren con locura, esto pasará". "no tienen ni para empezar a tenor de lo que se han gastado estos diez años juntos".