Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las fotos comprometedoras de Canales ¿montaje o traición?

La polémica levantada por las fotos de Antonio Canales practicando sexo explícito en una playa de Sitges con un chico se ha visto acentuada por una llamada en la que según Kiko H. le han asegurado que la pareja del bailaor y unos paparazzis le han preparado una encerrona que les ha llevado días hasta conseguir que el artista cayese entre sus redes.
La aparición de unas fotos muy comprometedoras de Antonio Canales practicando sexo explícito con un chico en una playa de Sitges han dado el pistoletazo de salida a una polémica que todavía no se ha podido resolver.
Aunque el bailaor ya lleva años a sus espaldas cargando con numerosos rumores sobre su posible homosexualidad, los comentarios se acentuaron cuando se divorció de su esposa Yolanda. La publicación de estas imágenes parecen confirmar las sospechas, pero aunque no se sabe cuál ha sido la reacción de la familia del artista, uno de sus tres hijos ha declarado que Canales "está bien, aunque bastante avergonzado, y ya hablará para disculparse cuando toque".
Hace unas semanas, Antonio declaró que estaba feliz y enamorado, aunque no quiso entrar en detalles. Actualmente está a punto de estrenar 'Cayetana, su pasión' en un teatro madrileño, una obra en la que colabora y, teniendo en cuenta el revuelo que se ha levantado en torno a él Lydia Lozano, amiga de la familia, ha asegurado que pondría la mano en el fuego por asegurar que no aparecería por el photocall el día de la prémiere.
Pero ha sido una llamada que ha recibido Kiko Hernández la que realmente ha hecho saltar la alarma ya que, lejos de las especulaciones sobre la orientación sexual de Canales, una fuente cercana al colaborador ha asegurado que el bailaor podría haber sido víctima de una traición.
Al parecer, Juanjo, pareja de Antonio, estuvo con tres personas más preparando el robado en la playa. "Estuvieron en una cala durante dos días intentando que Canales entrase al trapo, paparazzis incluidos", ha asegurado. Y además ha añadido que "él ya tiene firmado un programa de televisión, ha vendido a su novio por cuatro míseros euros", ha concluido.
La duda estaba clara: ¿Ha sido un montaje o una traición? Su hijo ha querido aclarar que su padre hablará cuando lo haya hecho la otra parte. "Su hijo no sale porque su padre le ha dicho que no se meta en este lío", ha asegurado Lydia Lozano, y ha añadido que "él no quiere hablar porque sabe que este tío va a hablar".
Todo se ha complicado todavía más cuando Kiko Hernández ha salido del plató dispuesto a hablar con el director del programa ya que le acababa de llegar una información en la que se aseguraba que el supuesto novio del bailaor podría ser Juanma, la persona que lleva años acosando y denunciando al colaborador, por lo que no puede hablar de él en el programa.
El mismo ha lanzado rumores asegurando que ha sido pareja sentimental de Rappel y de Juan Miguel y ha publicado en Internet la muerte detallada de Kiko Hernández y otros famosos. Además le han asegurado que "la ex pareja de Rappel asegura que solo hablará previo pago sobre los tocamientos que ha tenido con el bailaor si le dan al menos 5.600 euros".
El futurólogo Rappel ha llamado al programa por alusiones asegurando que se trataba de una persona muy peligrosa con la que ha sufrido episodios terroríficos con juicios incluidos.
Sin embargo, el hijo de Antonio Canales se ha apresurado a ponerse en contacto con Lydia Lozano para informarle de que "cree que no se trata de la misma persona". De todos modos hay que recordar que el nombre de este chico es Juanma y el que se ha dado como el del supuesto novio del bailaor es Juanjo.