Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amador, a Rosa: "Te he dado toda mi vida. Sinvergüenza es lo que te puedo decir"

Amador Mohedano: Estoy nervioso porque hacéis hablar a las piedras. Llevo dos años y pico intentado habla con ella y no me ha contestado. Esto ya se terminó. El trato que he sentido en mis carnes ha sido bochornoso. Es una aberración decir en televisión esas cosas del padre de sus hijos.

Rosa Benito: Te he defendido durante mucho tiempo. ¿Por qué me engañaste? ¿Es mentira que estoy pagando tu deuda?

Amador Mohedano: Me sentí hecho un bigotes. Perdí el sitio.

Rosa Benito: ¿Te trate como un rey por qué te vuelve a ir con Marisa?

Amador Mohedano: Me he sentido despreciado por Rosa.  Me desprecio porque yo no tenía el sitio. Cuando tú pierdes el sitio, lo sabes.

Rosa Benito: Si te trate de maravilla y me dijiste que no veías a Marisa y la metiste en la cama.

Amador Mohedano: Marisa es una destructora que va buscando dinero como sea.

Rosa Benito: ¿Y por qué le abriste la puerta de casa?

Amador Mohedano: Porque tú me dejaste solo y necesitaba que alguien me escuchase.

Rosa Benito: ¿Tú crees que elegí mi trabajo antes que mi matrimonio?

Amador Mohedano: Totalmente. Si tú quieres a alguien y estás enamorado de la persona, cómo públicamente puedes decir tantas cosas que has dicho de mí.

Rosa Benito: ¿Cómo puedes decir eso? Has mandado mensaje poniéndome verde, poniendo verde a la madre de tus hijos.  

Amador Mohedano: Tú me has abandonado, me has dejado dos años solo, tirado y callado sin querer que yo fuera ni a verte. ¡Ahora defiéndete!

Rosa Benito: Tú nunca has cogido el coche y te has venido a Madrid.

Amador Mohedano: Yo te he dado dinero y no me has dado nada.

Rosa Benito: ¡Pero qué morro tienes!

Amador Mohedano: Te he dejado toda mi vida para ti. Sinvergüenza es lo más suave que te puedo decir.