Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sinopsis del capítulo 1x08: "Kiko es veneno"

Llegó el momento, Asun (Carmen Alcayde) le da un ultimatum a Pablo. Le exige la mitad de su piso. Y es que muchas veces en la vida un compromiso verbal fruto del cariño, de la pasión del momento, o de la ingenuidad puede pasar factura. Pablo está con la soga al cuello, no dispone de la cantidad económica necesaria para que Asun pueda quedarse tranquila, y olvidarlo todo. Es entonces cuando  Kiko Hernández realiza una intervención que pasará a los anales de la historia. Muchas veces se ha especulado de su homosexualidad, pero en esta ocasión Pablo descubrirá la verdad.
 A estas alturas del partido, nadie puede negar que Kiko Hernández se ha convertido en un icono televisivo, pese a quien le pese. Se dio a conocer con Gran Hermano, y desde entonces no ha habido programa de tertulia en el que no se haya inmiscuido para 'meter cizaña'. Con el paso de los años, quizá su faceta más polémica y agresiva se ha reducido considerablemente, pero de lo que nunca se ha podido distanciar es del sambenito sobre su sexualidad.
Siempre le ha rodeado el rumor de ser homosexual. Que si lo es perfecto, pero si no lo es, pues no lo es. Y como la mejor medicina que ha inventado el hombre es reirse de uno mismo, Kiko Hernández demuestra en este capítulo que sentido del humor no le falta. Kiko entrará en el universo de 'Sexo en Chueca' con un papel que no pasará desapercibido ante sus seguidores más fieles ni ante sus adversarios más intransigentes. Defenderá a capa y espada en el mismísimo plató de 'Sálvame' lo que el considera una injusticia. Pero ya sabemos que en este mundo no es oro todo lo que reluce, "de lo que ves créete la mitad, de lo que no ves no te creas nada", dirían unos poetas del Hip-Hop. Si no que se lo digan a Pablo cuando Kiko esté detrás de él con un objeto un tanto extraño en sus manos...