Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La princesita

Rubia, guapa... Una princesita, sobre todo para sus padres que la mimaron sobremanera

Ha crecido aceptando la homosexualidad de su padre y además viviendo en Chueca, así que ha resultado una chica open minded. No tiene ningún tipo de prejuicio sexual, se puede enrollar con un chico o con una chica, pero lo que no quiere es una relación seria. Siempre está en busca de experiencias nuevas, no es nada conservadora y huye de cualquier cosa que pueda resultar de parejita de toda la vida. Viste de bambas, camisetas, tops, minifaldas... Ropa cómoda pero que la sienta bien.
Bea, que echa horas como camarera en el 'Rosso', saca a su padre cualquier cosa que se proponga. Le pone ojitos o pucheros para llevarle a su terreno. El problema es que Jota también hace lo mismo con su padre, y por eso se llevan a matar. Bea considera a Jota como la madrastra del cuento. Tiene un pique tremendo con él por la atención de su padre.