Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cata se refugia en los brazos de Martín La Roca

Los acontecimientos vividos por Catalina, Jessi, Cris y Vanesa precipitará el distanciamiento entre ellas. Cada una se centrará en sus respectivas vidas: Vane en su nuevo trabajo como abogada, Cris junto a su marido; Jessi conocerá al joven al que atropelló, Pablo Santana, y Cata se refugiará en Martín La Roca.
Jessi, Catalina, Vane y Cris deciden afrontar sus vidas por separado
Cada una de ellas encuentra refugio en quienes menos esperan: Jessi en Pablo Santana, el médico al que atropelló cuando iba conduciendo borracha y, a quien comienza a ver con ojos distintos a los que suele mirar a los hombres; y Cata en Martín La Roca, quien se vuelca en ayudarla sin saber que su propia vida está a punto de tambalearse.
Por otra parte, la aparición de la hermana de Mejía dificultará por momentos los planes que tienen los inspectores Barrio y Prieto para que Cata siga investigando a La Roca. Su obsesión por Cata es constante tras su excarcelación. Se siente con las manos atadas ante Daniela, lo que le impide conseguir más pruebas en contra de La Roca.