Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gitano se convierte en el segundo de a bordo

Lee la conversación íntegra entre Duque y su más fiel sicario, El Gitano. El narco considera que tiene que delegar el negocio durante un breve tiempo a alguien de su confianza, El Gitano ha demostrado en todo momento que es un gran amigo y que no le defraudará.
Gitano (G):
(Chocan la mano)
Duque (D): Pasa. (Y abre la puerta)
G: Qué maravilla, ¿eh? (Refiriéndose a la casa)
D: Últimamente me has dicho varias veces que no estoy concentrado en el negocio.
G: Bueno es una forma de hablar, ¿no te habrás mosqueado?
D: No, no me mosqueo. Creo que tienes razón. Gitano ahora mismo en mi cabeza sólo hay sitio para dos cosas: Catalina y todo lo que tiene que ver con los rusos. Y no me quiero ocupar de nada más.
G: La salud es lo más importante.
D: Por eso he pensado que quizá éste sea el momento de delegar, y tú eres mi hombre de confianza. Quiero que te ocupes del negocio.
G: Coño Duque yo....
D: No te estoy pidiendo que me sustituyas, sólo que te ocupes de una serie de responsabilidades hasta que yo me pueda incorporar. ¿Qué me dices?
G: Que sí, que pa' lante, que pa' atrás ni para coger impulso. Duque, no te voy a defraudar.
D: Ya Lo sé. Pues de momento quiero que te ocupes de la merca de los Varela, necesito algo de dinero.
G: Cuenta con ello. Tengo un primo en la costa que la puede colocar.
G: Duque, gracias por la confianza .