Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Secretos inesperados

Martínez es la persona clave para desenmascarar a Miguel Cortés. Por ello Duque comienza a seguirle y descubre que hay una secta misteriosa financiada por Cortés y que, casualmente la hija de Salvador está captada por esta asociación religiosa. A su vez, el ayudante de Cortés descubre que el narcotraficante es el que filtra la información al inspecto Torres.
Tras su reunión con Cortés y la intervención fallida por parte de la policía, Duque tiene que cambiar su estrategia para terminar con el empresario. Sabe que la persona clave es Martínez, y tiene que encontrar su punto débil.
Le sigue y observa que el abogado de Cortés hace regularmente visitas a una secta en las afueras de la ciudad. Al principio no asocia el motivo de esas visitas a esa asociación religiosa, pero Cata le comenta que allí se encuentra su hija. Esta información le llega a Torres y junto con Velasco comienzan a investigar acerca de esta secta llamada 'Nuevo Milenio' y, descubren que está financiada por el mismísimo Miguel Cortés.
En paralelo Cortés pide a Martínez que busque información sobre Duque. No encuentra nada sobre el narco pero sí en la brigada de estupefacientes, hay un gran revuelo en comisaría, parece ser que asuntos internos ha abierto una investigación al inspector Torres, tiene un topo dentro de la organización de Duque. Ante esto, Martínez toma las medidas: vigilar a todas horas al inspector, descubriendo finalmente que hay una relación entre Duque y la policía. Pero su pequeña debilidad, Catalina, le cuenta que quien tiene retenida a su hija en la secta es Cortés... Él es el que financia la asociación, tiene pruebas que así lo demuestran.