Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La hija de Martínez, libre

Gracias a Duque, Martínez ve a su hija libre después de muchos años, la joven vivía recluida en la secta 'Nuevo Milenio'. Esta asociación religiosa estaba financiada por Miguel Cortés, así conseguía controlar a su abogado.
secta llamada 'Nuevo Milenio'
Primero, contacta con Alejandro Oliver, un ex adepto al que le costó salir de la secta pero que al final lo consiguió con la ayuda de su padre. En la Granja, les hacen renunciar a todo, principalmente a su familia y amigos. Unas personas le secuestraron diciendo primero que su padre estaba muy enfermo, esos tipos le hicieron firmar un formulario, para luego secuestrarlo y llevarlo a un motel donde estuvo varios días con psicólogos que le ayudaron. Duque con la información dada por el sectario, ya sabe lo que tiene que hacer, decide que Jessi acceda al recinto, casualmente en unos días se celebra una charla para captar adeptos.
Ahí, tiene que entrar la ex meretriz y sacar a la hija de Martínez. Jessi sabe muy bien cómo conseguir las cosas, como es habitual en ella accede a la joven, le pide que finja un ataque de tos y así poder salir de la reunión sin que nadie sospeche de su ausencia. Al principio, la joven se niega, no considera normal la actitud de esa pelirroja, pero como siempre Jessi sabe convencer, saca una foto de Martínez maniatado y con moratones. Le hace pensar que es una matona, tiene supuestamente a su padre secuestrado, si no colabora se lo carga. Ella no quiere que le suceda nada malo a su padre aunque lleva tiempo sin verle, pero accede a irse de la sala. Duque fuera las está esperando para llevarla junto a su padre. Por fin Martínez consigue estar al lado de su hija, Ana María.