Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El testimonio de Martínez es crucial

Martínez tras saber que su hija está en la secta 'Nuevo Milenio' por culpa de Cortés, va a declarar contra su jefe. Cata le ha hecho abrir los ojos contándole la manera que tiene de controlar la vida de la gente, el abogado se lo agradece, "he estado con El Duque y su amigo, y te quería agradecer que si no es por ti, nunca hubiera descubierto para quién trabajo realmente", confiesa Salvador.
"Lo sabía, lo sabía, te lo dije" grita furioso Duque
John Jairo Morón, sabiendo las posibles consecuencias si eso llegara a ser cierto, decide preguntar directamente al narco, quiere saber quién está al tanto de la operación y quién no. Duque nota en sus palabras un tono de desconfianza y le pide que se tranquilice, que disfrute de Madrid.
Martínez tiene que deshacerse de todas las huellas, sin dejar cabos sueltos. Tras recibir toda la información de Duque de manos del detective, le pega un tiro a bocajarro en la cabeza. Lo descubre fortuitamente Cortés al comunicárselo uno de sus hombres, el empresario entiende que su abogado le está ocultando algo.
Mientras Morón y Cortés se reúnen, saben que la policía estaba al corriente de toda la operación pero tienen a su lado al comisario, una persona ambiciosa capaz de vender todo para poder arrancar su carrera política. "Plata o plomo esa es la única forma de solucionar las cosas", sugiere Morón. Ambos creen que deben modificar su forma de intercambio de la mercancía, Cortés ha hablado con Anatoly Terentiev y lo van a hacer en alta mar, allí será más seguro y menos peligroso. Morón sigue pensando que hay una 'chivata' dentro del círculo de Cortés. Alguien que se encarga de dar la información al rival sin problema, y la única persona que tiene acceso a esa información, es Martínez. Ese abogado fiel que siempre ha estado al lado de su jefe, se ha encargado de sus oscuros negocios, de guardar las apariencias ante otras personas,... pero parece que hay cosas más valiosas, como sacar a su hija de la secta y volver a estar con ella. Una traición justificada.
Morón desconfía de Duque
Cortés deja pensativo a Morón, al dejar caer que el soplón podría ser alguno de los hombres del colombiano. Indignado, le pregunta que a quién se refiere, en la mente del empresario siempre está el mismo nombre, , pero está acusación es muy grave y no tiene pruebas para demostrar su teoría. el Duque
Más tarde, Morón entra en el club, ya sabe quién es la chivata, el hijueputa que dio la información a la policía es la mano derecha de Cortés, Martínez, Duque intenta disimular ante el colombiano, volviéndose furioso y enfadado para no levantar sospechas de su doble identidad. Mientras Martínez es disparado por la espalda, antes de que Torres le llevara a testificar contra Cortés. De nuevo, Cortés les ha ganado la partida.