Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los supervivientes se reparten las recompensas de la prueba de las piedras

Unos cortauñas, un peine, unas pinzas de depilar, un vale por una llamada de teléfono, una ducha de agua dulce, una navaja… era algunos de los premios a los que obtaban los supervivientes de Playa Uva si encontraban las diez piedras sumergidas en el mar. Al final, reinó la solidaridad y varios de ellos cedieron sus premios a otros supervivientes, como el caso de Tony, que cedió la llamada de teléfono a Diego Matamoros para que pudiera hablar con su novia.