Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Daniela: "Estoy cambiando la piel, soy como otra persona"

Más de ocho kilos
lado psicológico
"Mi momento más fuerte ha sido lidiar conmigo misma. Cuando salí fue un gran alivio, aunque no se lo crean por ahí. Me estaba volviendo loca, era como una yegua desbocada y no sabia por donde tirar", explicaba.
Dolida por la 'traición' de las chicas
El punto de inflexión para su "desequilibrio" fue cuando se sintió traicionada por el grupo de las chicas, a las que se sentía muy unida. "Mi estrategia acabó en la nominación de las chicas, ahí me rayé y se acabó. Las quería mogollón, flipe de verdad", afirmaba sincera, poniendo énfasis en el tiempo verbal.
Con todo, la mayor parte de su entrevista giró en torno a la polémica del 'beso de Judas' que Cuca le plantó antes de marcharse de la isla y que ella interpretó como una falta de compromiso de la periodista hacia su persona.
Polémica con el 'beso de Judas' de Cuca 
Ahí comenzó el girigay. Cuca se defendió explicando que se había sentido "manipulada", Begoña Alonso añadió "que a Daniela no se la entendía, porque se estaba contradiciendo", Escassi intentaba poner paz con la autoridad de un "llega un punto que o juegas o no" y Daniela, enconada, no hacía sino intentar explicar su escozor al respecto.
"Cuca me preguntó si era una estrategia el querer irme, ¡cuando habíamos habíamos estado tan unidas! ¡Eso me duele!. El grupo de Ivonne se ganaron el favor de Cuca al final, y ella intentó quedar bien al darme el beso. Quería que ella me demostrase con quien estaba de verdad", explicaba.
Y añadía, divertida: "Fíjate si soy idiota que ese beso no me traicionaba a mi sola, traicionaba sobre todo a Maite y ella no se lo ha tomado mal y yo sí". Parece que, después de todo, hay cosas que se quedan en la isla... y otras no tanto.