Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Escassi vive apático su regreso a la civilización

Si no fuera porque sabemos que Álvaro no es muy dado a mostrar sus sentimientos, pensaríamos que al campeón lesionado aún no se le ha pasado el bajón de tener que abandonar un concurso que ya veía casi ganado. Así han sido las primeras horas del jinete tras su despedida.
Durante su recuperación en el hotel en Honduras, Escassi casi no se reconocía al verse tan demacrado en el espejo. Por delante su esculpido torso ya no estaba tan definido. Pero la mayor sorpresa se la llevó al examinarse la espalda: "Así me dolía todo" exclamó al verse acribillado por las tremendas picaduras de los monstruosos mosquitos de Playa Uva. Por lo demás, resulta como mínimo chochante ver al jinete de pie en la habitación sin muletas ni nada después de sufrir una lesión supuestamente tan seria.
Muñoz Escassi disfrutó de su primera comida fuera de Playa Uva con verdadera desgana. Quizás añorando aquellas exquisitas 'bullabesas' que preparaba Cuca, comió casi sin apetido y se dejó medio plato.
Tras sufrir un aparatoso esguince que le impedía seguir adelante en Supervivientes, Escassi tuvo que despedirse de todos sus compañeros. Poco después recibió una carta de de su ex mujer, Lara Dibildos. No podía llegar en mejor momento y Álvaro la leyó visiblemente emocionado pero, como siempre, sin perder la compostura: "Tu hijo está muy bien y muy sano. Todo los días llega de la guarderia y corre al sofá para ver en la tele a papá. En su media lengua quiere decir 'gana papá': 'ane papá'. Te queremos mucho, estamos muy orgullosos de ti, contentos de que ahora se sepa lo trabajadaor y luchador que eres. Fran, Álvaro y Lara."