Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fenómeno Karmele

Desde que su nombre comenzara a sonar en todas las quinielas, sabíamos que si al final Karmele Marchante viajaba hasta Honduras iba a ser sin duda una de las protagonistas de los momentos más divertidos de esta temporada. Y no nos equivocábamos. Acaba de comenzar el concurso y en nuestra retina ya hay algunas imágenes que serán difíciles de olvidar.
Detesta el sol, la arena y el agua. Por eso nada más aterrizar en Honduras lapudimos ver con su paraguas amarillo para que ni un solo rayo rozara su blanca piel, y que le ha servido también para acaparar protagonismo en cada plano. Para escapar de la arena, la de Tortosa se ha llevado a la isla un mono de 'tipo neopreno' que le cubre piernas y brazos casi al completo y que utiliza como bikini (una pena, la verdad, porque esperábamos poder ver algo más de carne). Eso sí, librarse del agua marina va a ser, cuando menos, tarea difícil...
Ya la hemos visto sin pendientes ni maquillaje -y bastante despeinada, hay que decir-, algo que hasta el momento parecía imposible (incluso hemos llegado a pensar que venían de serie). Aunque las gafas de sol siguen dándole en la isla ese toque de 'glamour' que la caracteriza. Grandes y de pasta, además de servirle para proteger sus ojos de la claridad, hacen que no pierda ese 'toque de distinción'.
Los esfuerzos ya han empezado a hacer estragos en su cuerpo, y eso que lleva poco tiempo en la isla. Debido al traqueteo del barco que los concursantes utilizaron para desplazarse, Karmele sufre una contractura en la espalda y, quizás por ello, Patxi Salinas la ha escogido como la primera del grupo que no quiere que forme parte de su equipo (algo que auguraba su nominación). Antes de partir para Honduras, la periodista aseguraba que a lo que más miedo le tenía era al hambre y a los elementos naturales, pero seguramente viendo como se están desarrollando los acontecimiento ha cambiado de opinión.
'Un momento histórico', como lo calificó el mismísimo Jesús Vázquez, fue el instante en el que Karmele saltó del helicóptero para llegar a la isla de Playa Uva. Mientras la gente la aplaudía en el plató, la periodista asustada se agarraba al techo del helicóptero hasta que no le quedó otra que lanzarse al vacío con los brazos en alto mientras el miedo se apoderaba de su cara.
Independientemente de si la audiencia quiere que continúe en el 'reality', estamos seguros de que los mejores momentos están por llegar -siete días dan para mucho-. Aunque si quiere llevarse el premio a la concursante que más sonrisas despierta, tiene que emplearse porque Joselito viene apuntando maneras y dispara bien alto. ¿Conseguirá igualar a la mismísima Karmele?