Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iván a Vázquez: "te voy a dar un apretón, Jesús, que te vas a cagar"

El deseo de Iván se ha cumplido. Tras rogar a sus compañeros salir nominado, la audiencia ha decidido que sea el segundo expulsado de "Supervivientes 2009". El público le manda de vuelta a la comodidad del frigorífico y el colchón y él se lo agradece emocionándose y lanzando una advertencia al presentador del programa: "Te voy a dar un apretón, Jesús, que te vas a cagar".
Cuca García de Vinuesa , nominada mayoritariamente por el equipo de las chicas y definitoriamente por Escassi (líder del grupo); e Iván, nominado por los chicos (como rogó y rogó), eran los segundos concursantes del 2009 que tendrían que enfrentarse al veredicto de la audiencia. El público no hizo oídos sordos a las súplicas del ex triunfito y decidió, como gran jurado popular que es, devolverle a su casa en el madrileño asfalto, "con su marío, su perra, su madre y su sobrina".
Tres semanas ha aguantado Iván en la isla, en las que ha abandonado varias veces y ha regresado otras tantas. La semana pasada, decidió cambiar de estrategia y seguir en el concurso hasta que fuesen las llamadas de la audiencia las que le enviasen de vuelta al hogar porque, argumentó, "abandonar es de cobardes".
"No me arrepiento de haber pedido la nominación. No me encuentro con el derecho de quitar el estar aquí a los compañeros que sí quieren. Yo que me siento inferior y débil y debo ser yo quien se vaya", ha dejado claro hoy Iván.
Maria Teresa de "Calcuca", como la llamó Pipi (su defensor), sí quería seguir en la isla y afirmó sentirse fuerte para seguir luchando: "Si me fuese, me llevo lo que yo quería: vivir auténticamente en una isla. Todo es maravilloso y yo no estoy aquí para partirme la cara con nadie".
Cuando Jesús Vázquez dijo por fin el nombre de Iván como expulsado, el madrileño (con una diadema de cuerda puesta en la cabeza), no pudo evitar saltar de alegría y repetir un sonoro "bien, bien, bien..." mientras bailaba con las chicas. Aún emocionado, agradecía a sus compañeros la ayuda y el cariño prestado: "Solo tengo palabras de agradecimiento para ellos. Habéis estado ahí todos los días apoyándome, me habéis mimado, me habéis apretado la mano, habéis comprendido lo difícil que era para mi segur aquí con lo débil que estaba y nunca me habéis echado en cara nada ni me habéis reprochado cosas".
Su padre también se tomó positivamente la noticia : "Mírale que débil y qué delgado está. ¡Si se le juntan las manos al ponerlas en la cintura!".
Un Iván ya relajado y visiblemente contento, se lanzó a advertir sutilmente a Jesús Vázquez cómo iba a ser su llegada a plató la semana próxima: "Te voy a dar un apretón, Jesús, que te vas a cagar". Y a su madre, una dedicatoria especial: "Mama, que te quiero".
El beso de Judas para Olfo
Antes de dejar el concurso para siempre, Iván tuvo tiempo de aclarar que no le gusta que traten mal a sus favoritos y fue , lo que supone un punto más para ser nominado esta semana. "No tengo nada contra ninguno, son maravillosos, pero en este tipo de concursos se crean unos vínculos muy fuertes con algunos y hay gestos de otros que no te gustan porque los buenos no se los merecen. Mi beso es para Olfo, no voy a decir tonterías. Para qué vamos a remover mierda, ya se hablará", concluyó, encriptándose aún más. para Olfo el beso de Judas
Sin embargo, Jesús Vázquez no dejó ahí el enigmático ósculo y sonsacó a Iván el porqué, ya aparte: "Si doy delante de todos mi explicación crearía un conflicto donde el ambiente esta sano.. y no quiero. No tengo nada contra Olfo pero he creado un vínculo muy grande con Juanito y la semana pasada, fijate si es honrado y bueno, se fue a por las gafas para poder bucear mientras nosotros cogíamos cada uno nuestra ropa y se quedó sin la suya. Le estuvimos dejando ropa y se equivocó y cogió una de Olfo y él le habló con muy poco respeto".