Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Michael consigue el collar de líder

Puede que la prueba para conseguir la inmunidad en la isla esta semana haya sido una de las más duras pero a la vez más satisfactoria para los concursantes. Todos superaron la primera parte del reto, pero en el desempate que se celebró durante la gala Michael logró el collar de líder.
La organización ha dividido en varias etapas las experiencias que tendrían que superar los intrépidos robinsones para conseguir el preciado collar. La primera de ellas era una marcha muy especial por la selva. Una excursión a caballoseguido de un paseo por las copas de los árboles deslizándose por tirolinas, que les ha permitido tener una vista mucho más amable de la inhóspita  jungla hondureña.
Tras el ejercicio físico no hay nada más agradable que un baño en aguas termales a más 40 grados de temperatura. Todo un lujo para descansar y relajarse. ¡Y con toallas para secarse y todo! Por si el ejercicio y el relax fuera poco la organización se ha estirado y les ha ofrecido una suculenta y abundante cena con un montón de platos, bebidas y postre. Han cenado sin prisas, tenían tiempo de sobra para disfrutar los manjares ofrecidos, ya que no lo volverán a hacer seguramente hasta que regresen a sus casas.
Después de todo el día disputándose ser líder, ya entrada la noche llegaba la última etapa de la prueba. Los concursantes no se lo podían creer: les esperaba a cada uno una cama confortable y blandita para dormir. Sin embargo ése era el último reto: se tendrían que tumbar pero el líder sería aquel que consiguiese mantenerse despierto las nueve horas siguientes.
Una vela encendida a los pies de la cama indicaría que aún estaban despiertos, y cada hora tendría que ir encendiendo otra, pero en el momento que Mario advirtiese que uno de ellos se dormía, apagaría las candelas correspondiente.
A pesar del cansancio de la marcha, el relax del baño caliente y el estómago bien lleno tras la cena, todos han mantenido los ojos bien abiertos. Ninguno se podía permitir, a estas alturas del programa, perder el liderato.
Los concursantes han tenido que desempatar durante la gala. En primer lugar han tenido que demostrar su fortaleza física sujetando con los brazos totalmente estirados el 10% de su peso corporal. Cada 15 segundos conseguían un dardo (hasta un máximo de seis), para utilizarlos en la segunda parte de la prueba: un juego de puntería. En la segunda etapa, donde han tenido que tirar dardos a una diana, ha barrido a sus compañeros. El modelo ha hecho diana, por lo que ha logrado de codiciado collar de líder. Michael