Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Michel Olivares, nuevo expulsado de 'Supervivientes'

Cuando 'Supervivientes: perdidos en Honduras' entra en su recta final, el modelo Michel Olivares ha sido expulsado por la audiencia. El joven, que se enfrentaba en su nominación a Leo Segarra, un rival muy duro, ha salido por un porcentaje muy ajustado. El joven se ha quedado a las puertas y tendrá que conformarse con vivir los últimos días desde el plató de Telecinco.
Nominados por sus compañeros de aventura el pasado jueves, uno por mayoría de votos y otro por decisión de la líder del grupo,y han visto expuesta toda su trayectoria en Cayos Cochinos durante más de 50 días de supervivencia a la decisión de los espectadores de Telecinco, que han decidido mediante sus votos cuál de los dos, el modelo o el cantante, tenían que poner punto y final a su paso por el concurso prácticamente a las puertas de la gran final.  Michel Olivares Leo Segarra
Después de una semana muy dura para los dos concursantes, que han visto como sus últimos días en la isla se complicaban por las complicadas condiciones meteorológicas que asolaban la isla, ambos se han visto obligados a enfrentarse con la peor noticia que puede recibir cualquier superviviente en la recta final de la aventura: dejar el juego cuando quedan pocas días para que este termine.
Ninguno quería irse, por lo que ambos han querido aprovechar al máximo la que podía ser su última semana allí. Nerviosos e impacientes por conocer la decisión del público los dos jóvenes han recibido la noticia de la expulsión como buenos competidores.
Finalmente, y por uno de los porcentajes más ajustados del programa, Michel Olivares ha tenido que dejar la aventura para siempre. El modelo, que se ha tomado la derrota con mucha deportividad, no ha tenido que cumplir la última misión a la que el resto de expulsados han tenido que enfrentarse antes de dejar la isla: otorgar el 'beso de Judas' a uno de sus compañeros.