Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muchas tensiones entre los habitantes de Cayo Paloma

Una vez más, la isla de 'Supervivientes: perdidos en Honduras' es un cúmulo de contrastes. En la selva, donde las condiciones de vida son insoportables, Matías e Ivonne disfrutan de su soledad rodeados de insectos y con un difícil reto por conseguir. Contrariamente, en Cayo Paloma, donde podrían disfrutar de la ventaja de estar juntos, reina la crispación. Yolanda, Wilma y Begoña ven enemigos por todas partes, Santi está susceptible y Álvaro apático.
Las tensiones entre los concursantes de Cayo Paloma se están convirtiendo en algo habitual. El hambre y las penurias que los concursantes están pasando en la isla comienzan a pasarles factura en sus estados de ánimo. Las broncas no cesan entre ellos, y muchos son los que ven a su enemigo en el resto de los supervivientes. Cualquier motivo les sirve para que salte la chispa de la discordia entre ellos, algo que probablemente se acentuará durante las próximas semanas.
Desaparecen los cebos
La desaparición de cebos ha mosqueado a Daniela . La concursante cree que alguien los ha robado de las cajas donde deberían estar guardados y duda mucho que estos se escapen de su sitio por sus propios medios. "Hoy será el día misterioso en el que desaparecieron las cosas", se quejaba la sexólaga de una forma muy irónica.
Cuca, molesta con Daniela
Cuca y Santi Abad han sido los afortunados que se han aventurado hoy en el reto del cayuco. Los dos concursantes han recibido una grata sorpresa al llegar a la isla: dos pequeños botes de leche condensada. Solamente había un problema en el 'regalo' de la organización: si se comían ellos el dulce sus compañeros no lo probarían. Depués de la bronca que habían tenido por el pollo y debido al hambre que tenían, ambos decidieron engullir la leche condensada.
Ya de vuelta a la isla, donde les esperaban el resto de sus compañeros, Cuca criticó a su compañera Daniela por no haberle ayudado al bajarse del cayuco. "Para eso están las amigas...", replicaba la periodista a la sexóloga ante su falta de compañerismo. "El hambre es lo que hace que todo el mundo esté más irascible... no sé, y yo veo las cosas de color de rosa. Probablemente sea un error y una forma de ser equivocada para muchos, pero yo estoy contenta", aseguraba Cuca después de un día lleno de altercados.
 
Wilma y Begoña, las más criticonas
Las que mejor se lo están pasando con el mal ambiente que se respira dentro de Cayo Paloma son Wilma y Begoña. Las dos guapas se pasan el día criticando al resto de sus compañeros, especialmente a Álvaroz Muñoz Escassi, al que acusan de vago. "Álvaro no ayuda porque es el duque de la isla, solamente se preocupa de coger fuerzas para la prueba de líder y de hacer abdominales porque claro, está perdiendo peso y tiene que marcar abdominales para enseñarlas en Sotogrande", acusaban las dos amigas a su compañero.