Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nekal, más sóla que nunca

A pesar de pedírle a Leo en determinadas ocasiones que, por favor, no le mandara a Playa Pelícano, el ex  triunfito pensó en su nombre cuando Jesús Vázquez desde España le preguntaba quién quería que pasase una semana en  una recóndida playa y enfrentarse a un nuevo reto en solitario. Leo, decidió elegir a la baloncestista ya que cree que es la que menos aporta para el grupo. La joven ha pasado una semana muy dura. Pero ya todo ha pasado. Vuelve con el resto del grupo
La soledadasusta mucho a Nekal. Reconoce que no es un plato de buen gusto para ella estar sola  y menos aún en un sitio como Playa Pelícano. Se trata de una playa muy pequeña, con tan sólo dos  horas de sol diarias  y con una gran cantidad de insectos de todas las especies imaginables.  La jugadora de baloncesto tenía mucho miedo. Quería que acabara la semana y se planteaba de forma muy seria si sería capaz de aguantar. Sin embargo, el tiempo ha pasado y ella ha aguantado. Prueba superada.
No ha sido nada fácil. Nekal lo pasó muy mal para cumplir el reto que le propusieron al llegar al nuevo paraje. Por mucho que lo intentaba, la joven tiene muy poco sentido de la orientación y estuvo toda una mañana dando vueltas por el mismo sitio. A este desgaste físico se le sumó que la jugadora de baloncesto llevaba sin comer cuatro días enteros.  Lo primero que comió en la isla fue una pequeña cantidad de melocotón en almíbar que había ganado en la prueba de la semana.
La desesperación de la joven era tal que se inventó el modo de realizar un calendario en la arena de la playa para ir tachando los días que le quedaban en la isla que casi la lleva a la 'locura'.  Mucha gente pensará que la actitud de Nekal es exagerada, pero pongámonos por un momento en su lugar. ¿Todo el mundo llevaría igual de bien estar una semana en completa soledad en una isla plagada de 'bichos' y sin apenas ningún alimento que llevarse a la boca? Seria, triste y con mucho miedo, pero a pesar de eso, ha aguantado y sobrevivido. ¡Ánimo, lo has conseguido!