Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Parada ¿el jefe de la isla?

Con esos calzoncillos imposibles color verde lima (¿tendrá varios iguales, como decía Íñigo el de GH 1, o será que es un poco cochino?) compensados por una camisa blanca de oficina, José Manuel Parada se pasea por la isla como si fuera el mismísimo sheriff de Wild Cane Cay: "Avisad cuando dejéis de hacer algo, porque creíamos que estábis en el fuego y estáis ahi", bufaba a las chicas que se encontraban en la cala disfrutando de su "momento zen".
Casi sin mediar turno para la réplica, Parada se indigna porque los cocos no están puestos a secar como deberían. "¡Qué desorganización!" , comentaba para sí mientras ponía un poco de orden. 
Parece que su 'coco' privilegiado es el único que discurre en la isla, aunque a algunos sus ideas no les parezcan demasiado prácticas: "no me gusta que venga y que haga como que nosotros no estamos haciendo nada, que de la imagen de que somos unos vagos", se quejaba Víctor.
La única persona que se libra del acoso de Parada es María José. Para él la tasadora de joyas es todo un ejemplo de organización y trabajo.