Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pierden la prueba, adiós al cayuco

Todos estaban contentos. Habían pescado mucho en los últimos días y las cosas les empezaban a sonreír. Sin embargo, la suerte no es eterna. Los concursantes se prepararon para enfrentarse a la prueba de recompensa. En juego: un estupendo cayuco para pescar mejor. Una pena que lo perdieran.
Todos los concursantes de ‘Supervivientes’ disfrutaban de sus días de ‘gloria’ gracias a la buena pesca. Sólo les faltaba superar la prueba de recompensa. Ésta consistía en sacar ocho piezas del fondo del mar y construir un puzzle con ellas en la arena.
La dificultad era que cada una de las piezas estaba rellena de agua; pesaban mucho. Se necesitaba una gran fuerza física para poder superar la prueba de recompensa y la organización sólo les dio doce minutos para cumplir con la tarea. ¿Lo conseguirían?
Tenían que sacar una pieza por cabeza. A algunos, como a Nekal  o a Karmele les costó conseguirlo. Pesaban mucho, poca agilidad y estrés. Un cóctel mortal. Para los más fuertes también fue duró sacar todas las piezas del fondo del mar. Finalmente lo consiguieron; sólo les quedaba construir el puzzle.
Los concursantes ya veían el cayuco que les esperaba al superar la prueba; éste les permitiría pescar en el fondo del mar y se aseguraban más peces. Sin embargo, poco antes de ponerse manos a la obra sonó la alarma. El tiempo había terminado y el puzzle no estaba construido. Prueba perdida.  Con las caras largas, tristes y agotados se marcharon de la isla. Otra vez será.